En verano, es útil saber cómo refrescar a un perro. Sobre todo si tenemos en cuenta que los canes no sudan, como nosotros, y su sistema de termorregulación es menos eficaz que el nuestro en ciertas circunstancias. Aquí van algunos trucos muy prácticos 😉

Moja a tu perro en las zonas clave

Algunas personas piensan que mojar el pelo del tronco y la cabeza del perro es una buena manera de refrescarlo. En realidad, no lo es tanto como podría parecer a primera vista. De hecho, algunos expertos no lo recomiendan por la siguiente razón:

Al mojar el pelaje del perro cuando la temperatura ambiental es muy alta, se produce una especie de vapor caliente que, lejos de refrescar al perro, puede incluso acalorarlo áun más.

El problema es que, al estar cubiertos de una gruesa capa de pelo, el agua con la que mojamos el pelo de nuestros perros no llega a traspasarlo y entrar en contacto con la piel. Por tanto, la sensación de enfriamiento es mínima o nula.

El mejor consejo sobre cómo refrescar a un perro si tienes agua a mano es mojarle el vientre, las almohadillas de las patas y humedecer el interior de las orejas, prestando atención para que el agua no entre en el orificio del oído.

Y, por supuesto, si tienes un río, un lago, una piscina o directamente el mar a mano, entonces no dudes en animar a tu perro a bañarse. Sin duda, esa sí es la mejor manera de refrescarlo 😉

No le cortes el pelo 

El pelaje de un perro no sólo es útil para el frío sino que también actúa como barrera y protección contra el calor. Por eso, no siempre cortar el pelo es la mejor opción cuando nos planteamos cómo refrescar a un perro.

En determinadas razas, un corte de pelo puede ser perjudicial al dejar al descubierto la piel sensible del animal, que sufrirá con la radiación solar. La mejor decisión es consultar con un especialista en peluquería canina que nos oriente sobre cuál es el “look” más práctico para nuestro perro.

Manténlo hidratado

En épocas de calor, más que nunca, un perro debe tener agua fresca y limpia siempre al alcance.

Ya vimos en este post sobre por dónde sudan los perros que el jadeo es la principal forma de termorregulación de los perros. Mediante el jadeo, el vapor de agua caliente procedente de los pulmones se condensa al tocar las mucosas de la boca y la lengua, que están más frías. Y el perro termina, literalmente, goteando agua al jadear.

Esta pérdida de líquido corporal, así como la pérdida que tiene lugar a través de la sudoración de las glándulas sudoríparas de las almohadillas de las patas y la trufa, tiene que compensarse con la ingesta de agua fresca. De esta manera se evita una deshidratación.

Prepárale un helado casero para perros

Ésta es, quizás, la manera más divertida de lograr refrescar a un perro. Te lo pasarás pipa tú preparando el helado y tu perro comiéndoselo después.

Así que no olvides leer en estes post la receta para preparar un polo casero muy perruno.

Cómprale una manta refrescante

La verdad es que el mercado está lleno de gadgets curiosos para hacer la vida de nuestros perros más fácil y cómoda pero, entre todos los accesorios, esta manta refrescante para perros me parece un invento genial.

cama refrescante perros

Se refrigera con el peso del perro y se recarga automáticamente. No necesita enchufes y se puede llevar a cualquier lado porque tiene un tamaño bastante compacto. Además, es posible colocarla dentro de la cama o cuna del perro, si hace falta, a modo de alfombra refrigerante.

Refresca el ambiente y búscale siempre una sombra

A veces no hace tanta falta pensar en cómo refrescar a un perro sino en cómo protegerlo del calor antes de que éste pueda afectarle.

Cuando las temperaturas son altas, lo mejor es buscar una buena sombra, o un lugar resguardado.

Si sigue haciendo mucho calor, aún en la sombra, es buena idea colocar un ventilador que remueva el ambiente o bien encender el aire acondicionado.

No olvides bajar tus toldos y dejar algunas ventanas un poco abiertas para generar corriente si tu perro tiene que quedarse dentro de casa varias horas. Así evitarás que la temperatura en el interior del hogar aumente demasiado.

No lo lleves a hacer actividad física a las horas de más calor

Aunque te guste hacer deporte con tu perro, recuerda que cuando el calor aprieta, llevarlo a correr contigo o hacer que te acompañe con la bicicleta puede pasaros factura.

El golpe de calor en perros es un riesgo muy real en verano y debes evitarlo a toda costa. Por cierto, aprovecho para darte algunos consejos sobre cómo auxiliar a un perro que sufre golpe de calor.

Sácalo a pasear a las horas de menos calor

Cuando el termómetro sube, a veces es mejor concentrar los paseos diarios en ciertas franjas horarias. Lo ideal  es un buen paseo a pirmera hora de la mañana, un paseíto rápido y funcional (para hacer un pis y poco más) al medio día, y un largo paseo cuando cae la tarde y ya no aprieta el sol.

3 Comments

  1. Mi parra tiene ya diez años y la manía,de ladrar a todo,el mundo y si le ha en frente se pone peor aún es mezcla maltés con westy más o menos

  2. ¡Un post genial! Otra cosa también a tener en cuenta para refescar a nuestro perro es que siempre tenga agua fresquita y limpia. Es verano, por lo que hay que tener más ojo ya que se calienta o se ensucia más rápido. También es importate llevar un bebedero portátil cuando salimos a pasear, para que no se deshidrate con el calor.

  3. Muy buena información, sobre todo donde especifica las zonas adecuadas para disminuir el calor y los nuevos dispositivos que les ayudaría en estos momentos.

Escribe un comentario

Send this to a friend