Cada vez más, la comida que elegimos para nuestros perros refleja nuestra propia manera de alimentarnos. Las tendencias imperantes en la alimentación humana se ven proyectadas en la alimentación canina. Las marcas del petfood no pierden una y sacan al mercado nuevas dietas para ajustarse a las nuevas demandas: grain free, natural, ancestral, orgánico… ¿Qué es nutrición y qué es Marketing?

La dieta de tu perro No es una cuestión de opinión

La dieta no es una cuestión de opinión: la anatomía de un perro marca sus necesidades nutricionales y sus capacidades digestivas. Tanto la forma que tienen sus dientes como la longitud de su intestino determinan el tipo de alimentos que deben formar la base de su dieta.

Biológicamente, un perro se considera un carnívoro no estricto. Eso quiere decir que necesita una dieta donde el principal ingrediente sea la proteína de origen animal (la carne, para entendernos), pero tiene un sistema digestivo capaz de tolerar ingredientes de origen no animal en pequeñas cantidades.

Éste es el principio básico de la alimentación canina. Ahora bien, hay muchas maneras de preparar los ingredientes de una dieta equilibrada, y también existen muchas calidades y parámetros a la hora de elegirlos.

Haciendo un paralelismo con la alimentación humana: no es lo mismo una tortilla hecha con huevos frescos de gallinas camperas alimentadas con cereales ecológicos que una tortilla a base de huevos de gallinas enjauladas alimentadas con pienso de segunda.

Tendencias en la alimentación humana que se reflejan en la alimentación canina

El hecho de que los perros, cada vez más, sean considerados un miembro de la familia – ¡incluso se habla ya de perrhijos!- ha marcado una diferencia en la manera de cuidarlos.

Actualmente, muchas personas se preocupan de sus perros casi tanto (o sin el “casi”) como de sus hijos o de ellos/as mismos.

En este sentido, ocurren dos cosas interesantes:

  1. Las personas trasladan sus hábitos ali­menticios a sus perros: la gente busca para sus perros una dieta basada en las mismas tendencias saludables que aplican a su propia dieta y/o a la de sus hijos.
  2. El mercado de la alimentación canina lo sabe y se adapta a la nueva demanda: las marcas lanzan gamas de alimentos para perros inspiradas en tendencias propias de la alimentación humana. Un buen ejemplo son las dietas sin cereales, las dietas sin aditivos, etc.

Por eso,  para entender el panorama actual de las dietas caninas, vale la pena hacer un repaso a las tendencias que imperan en la alimentación humana 👇

  • Lo natural es más sano

En la alimentación humana, impera la idea de que lo natural es siempre más sano. Es decir que la comida no procesada y sin añadidos químicos artificiales siempre nos parece más saludable.

  • Queremos todo Eco

Los productos ecológicos están experimentando un crecimiento considerable dentro de los productos considerados como saludables por los consumidores.

Según datos de IRI, las ventas de productos ecológicos crecen de forma constante, con un crecimiento del mercado en volumen superior al 22% en 2017.

  • Pensar global, comer local

En muchos países existe la tendencia cada vez más en auge de cocinar platos a base de ingredientes que se obtienen a poca distancia, para fomentar el comercio de proximidad y para evitar costes ecológicos.

Uno de los personajes más representativos de este movimiento es el chef danés René Redzepi, que hace justamente eso en su restaurante Noma de Copenhague, designado en tres ocasiones como el mejor del mundo.

Esta tendencia se traslada, también, a la alimentación canina, donde los consumidores se sienten cada vez más atraídos por aquellos alimentos para perros que indican que los ingredientes son de proximidad o que anuncian que el producto ha sido fabricado localmente.

  • Clean label (etiqueta limpia)

A la gente le gusta saber lo que come.

En un informe realizado por Ingredion, el 80% de los consumidores encuestados dijeron que era importante para ellos reconocer los ingredientes que aparecen en el etiquetado de su comida y bebida y que apreciaban que la lista de estos ingredientes fuera corta y simple.

  • Alimentación Limpia o Clean Eating

La alimentación limpia o clean food es una tendencia nutricional que apuesta por beneficiarse de las virtudes de los ingredientes mínimamente procesados y recuperar algunas buenas costumbres perdidas debido a la falta de tiempo para cocinar y a la ingente oferta de alimentos artificiales.

El principio de esta propuesta es que el cuerpo sea alimentado a largo plazo con sustancias de alto valor nutritivo y no con calorías poco útiles. Para eso hay que:

– Evitar los alimentos procesados
– Ingerir solo ingredientes 100% naturales
– Evitar los azúcares refinados

  • Alimentos más éticos y cruelty free

¿Se puede cambiar el mundo comiendo de otra manera? Muchas personas creemos que sí y, en consecuencia, optamos por consumir unos productos en detrimento de otros.

Cada vez son más los consumidores concienciados y bien informados, dispuestos a cambiar sus hábitos de compra de alimentos para elegir aquellos que evitan el maltrato animal, que no generan deterioro medioambiental o que velan por la justicia social.

Se habla de activismo alimentario y de alimentos éticos. Éste es un concepto cada vez más en boga y muy trasladable a la alimentación canina, donde los consumidores suelen ser personas con una sensibilidad por los animales y la naturaleza por encima de la media.

  • No a los transgénicos

La etiqueta «sin OGM» (Sin Organismos Genéticamente Modificados) es una de las tendencias de mayor crecimiento en los envases de alimentos.

  • Dieta paleo (dietas ancestrales)

En los últimos tiempos se ha puesto de moda la idea de que las personas deberíamos volver a nuestra dieta ancestral. Así, han surgido tendencias como la dieta paleo, que tiene como objetivo regresar a un modo de alimentación más similar al de los primeros humanos, aquellos que vivían antes de la aparición de la agricultura.

En la alimentación canina, se habla ya de dietas ancestrales, que buscan asemejarse a la dieta de los lobos salvajes con marcas como True Instinct o Taste of the Wild a la cabeza (incluso los nombres evocan el concepto “salvaje e instintivo”).

Nuevas tendencias en la alimentación canina

El mercado de alimentos para perros actual es un claro reflejo de las tendencias imperantes en el mercado de la alimentación humana.

Resumiendo bastante, el nuevo mapa de dietas caninas podría sintetizarse en las siguientes opciones:  

  1. Comida deshidratada en vez de pienso 

Siguiendo la premisa “lo natural es más sano”, en los últimos años algunas marcas han lanzado al mercado alimentos muy poco procesados, para competir con el pienso y las latas de comida húmeda.

Naku, uno de los referentes en esta nueva tendencia, defiende la idoneidad de estas dietas deshidratadas argumentando que:

Por intereses puramente humanos hemos cambiado la dieta de nuestros perros dándoles alimentos altamente procesados como el pienso y las latas de comida húmeda, sin tener en cuenta las consecuencias negativas para su salud.

Cada vez son más las personas que prueban esta nueva fórmula de alimentación canina, convencidas de que una alimentación menos procesada es más saludable para sus perros.

Lo bueno de estas dietas deshidratadas es que permiten ofrecer alimentos naturales (mínimamente procesados) pero manteniendo la practicidad de no tener que cocinarlos, ya que solo hay que añadirles agua.

  1. Alimentación ancestral

Igual que la dieta paleo en humanos, está de moda pensar que los perros necesitan una alimentación ancestral, es decir lo más parecida posible a lo que comían sus ancestros salvajes, los lobos.

En resumen: más proteína animal, menos ingredientes de origen vegetal, sin aditivos artificiales y sin cereales.

Muchas marcas de pienso se han sumado a esta tendencia. El problema es que parece más una estrategia de marketing que otra cosa ya que el pienso, por definición, es un alimento tan procesado que difícilmente podría considerarse ancestral.  

  1. Clean eating

De nuevo, lo que vende en alimentación humana vende también en alimentación canina. Así que marcas como Nutro no han querido desaprovechar la oportunidad y se han sumado a la tendencia del clean eating. En su web, definen la alimentación limpia con las siguientes premisas:

  • Solo utilizar ingredientes provenientes de la naturaleza
  • Eliminar el uso de aditivos químicos como conservantes, colorantes o saborizantes artificiales
  • Evitar los transgénicos
  • Utilizar únicamente ingredientes de primera calidad y con un propósito nutricional claro
  • Usar una lista de ingredientes intencionalmente limitados: solo aquellos realmente necesarios, nada accesorio
  • Proceso de fabricación sostenible y 100% confiable

Puede que se trate de una mera estrategia de marketing, pero en mi opinión: bienvenido sea el marketing si puede hacer mejorar la composición de los piensos para perros. Mejor un pienso con las anteriores características que uno que no las tenga en cuenta.

  1. Comida casera

La idea de cocinar para nuestros perros igual que lo haríamos para nuestros hijos cala hondo en los propietarios caninos. Nos devuelve la sensación de estar cuidando de nuestros seres queridos con cariño. Por eso la comida casera cada vez tiene más adeptos.

No es que se trate de una tendencia nueva -más bien diríamos que es la forma más antigua de alimentar a los perros- pero con la llegada de los piensos procesados había quedado relegada a segundo plano. Ahora vuelve a tomar importancia como modelo de alimentación canina saludable.

Dentro de las dietas caseras hay múltiples opciones: desde las dietas crudas (BARF) hasta las dietas con alimentos cocinados. Lo importante si decides escoger este tipo de alimentación para tu perro es que te documentes antes ampliamente para asegurarte de preparar una dieta correctamente balanceada.  Y no olvides leer nuestro post ¿Es bueno que los perros coman huesos? como paso previo a la preparación de cualquier menú casero. 

¿Cuál es la mejor alimentación canina?

Está claro que la opción más natural para un perro son las dietas caseras, con ingredientes no procesados y sin aditivos químicos artificiales añadidos. Lo que ocurre es que la comida casera para perros no es una opción para cualquiera.

En mi post “Pienso o comida casera para perros: ¿qué es mejor?” ya expliqué las ventajas e inconvenientes de optar por alimentos procesados o caseros.

De todas formas, me gustaría volver a repetir que soy de las que piensa que no hay que demonizar los piensos para perros porque pueden ser la opción más práctica para algunos propietarios y también la más segura para la salud de ciertos perros.

A partir de ahí, cada uno es libre de elegir la opción que prefiera.

 

{{ reviewsOverall }} / 5 Usuarios (0 reseñas)
¿Te pareció útil el artículo?
Otras reseñas... Déjanos tu reseña
Ordenar:

Sé el primero en dejar una reseña

Verificado
{{{review.rating_comment | nl2br}}}

Show more
{{ pageNumber+1 }}
Déjanos tu reseña

Your browser does not support images upload. Please choose a modern one

1 Comment

  1. Muy interesante! Había muchas cosas que desconocía por completo. Muchas gracias!

Escribe un comentario

Send this to a friend