Etiqueta

Agresividad

Sección

La agresividad es uno de los problemas que más preocupa a los propietarios de perros. En realidad, es una conducta natural y forma parte del lenguaje canino, pero implica riesgos que tenemos que intentar minimizar.

Para empezar, es importante conocer los diferentes tipos de agresividad canina, porque cada uno tiene orígenes y tratamientos distintos:

1- Agresividad intrasexual

2- Agresividad por miedo

3- Agresividad territorial

4- Agresividad por protección de recursos

Os dejo aquí un artículo que resume bien las características de los cuatro casos y da algunos consejos o pautas sobre cómo actuar ante cada uno.

El documento se lee rápido y es bastante explicativo:

Agresividad entre perros que no viven juntos

¿Tienes un perro considerado «potencialmente peligroso (PPP)»? ¿Sabes qué dice la legislación sobre este tipo de razas? ¿Qué hay de cierto y de falso en la etiqueta «PPP»? ¿Cuál ha de ser el papel del veterinario?

Acabo de descubrir este estudio de la Universidad Autónoma de Barcelona. Todavía no he tenido tiempo de leérlo a fondo pero lo he hojeado y pienso que merece la pena difundirlo. Aquí os lo dejo:

¿Perros potencialmente peligrosos? El papel del veterinario en la agresividad canina.Etología canina, Comportamiento perros, adoptar cachorros

Ayer me pasaron este dibujo, que describe las posiciones corporales básicas de un perro. Está muy bien y me parece muy útil. Complementa el que colgué hace algunos días también en este blog.

Conocer el lenguaje del cuerpo de nuestros perros es básico para comunicarnos con ellos de forma eficaz. Pero también  para anticipar situaciones que pueden llegar a desencadenar en una pelea, por ejemplo en el parque cuando nuestro perro corretea junto a otros que no conocemos.

(Pincha aquí para ver la imagen ampliada).

Lenguaje corporal canino: manual visual básico

Ayer me pasaron este vídeo, en el que alguien demasiado inocente se juega el brazo en un intento de hacerse el gracioso frente a un Rotwailler.

No sé si el chico de la imagen todavía conserva su mano, pero lo que está claro es que podría haberse llevado un buen bocado con consecuencias graves tanto para él como para su perro (muchas situaciones tan tontas como ésta acaban con la eutanasia del animal por haber mordido a su dueño).

Send this to a friend