Aunque para nosotros, los humanos, resulte repugnante e incomprensible, la coprofagia en perros –o sea, que coman heces, hablando claro- es un comportamiento natural. Así que si tu perro se relame después de un banquete que a ti te parece de lo más asqueroso, al menos ahora puedes empezar a pensar que la cosa no es tan grave.

Sin embargo, aunque natural, la conducta coprófaga a veces viene originada por causas nutricionales, médicas o comportamentales que sí son preocupantes. Por eso, vale la pena conocer un poco más acerca de ella.

Send this to a friend