La eutanasia es un tipo de muerte inducida. En el caso de algunos perros, puede ser la opción más adecuada cuando los efectos de una enfermedad incurable menoscaban significativamente a la calidad de vida del animal. Sin embargo, el momento de tomar la decisión nunca es fácil. En ocasiones, la eutanasia se confunde con el sacrificio y esto es un problema muy grave…

¿Qué es la eutanasia?

La eutanasia es un procedimiento veterinario que implica la muerte de un perro con una enfermedad incurable que merma de manera destacable su calidad de vida. Para considerar la eutanasia como tal, tienen que ocurrir dos cosas:

  1. Que el diagnóstico de la enfermedad sea claro y que, clínicamente, no existan alternativas.
  2. Que la inducción a la muerte se realice la manera más indolora y menos angustiante para el animal, de acuerdo con las técnicas veterinarias más avanzadas disponibles.<br>

Diferencias entre eutanasia y sacrificio

Frecuentemente se utiliza indistintamente la palabra eutanasia y sacrificio para referirse a la muerte inducida de perros y otros animales no humanos.

Sin embargo, eutanasia y sacrificio No son lo mismo y es muy importante tener en cuenta que, entre ellas, existe una gran diferencia.

Se considera sacrificio, y no eutanasia, cuando se induce la muerte de un animal sano (o con una enfermedad tratable o indeterminada).

Emma Infante es Máster en Derecho Animal por la UAB y cofundadora de la Asociación Futur Animal. Ella lo explica muy claro:

“La eutanasia puede entenderse como un derecho del animal a no sufrir inútilmente cuando la naturaleza ha impuesto un padecimiento incurable. El sacrificio, en cambio, es una respuesta tradicional, y que es necesario extinguir, pues acaba con la voluntad de vida de un ser sentiente al que le falta un propietario responsable o recursos públicos/privados que lo sostengan”.

Dudas morales

Ante la decisión de eutanasiar o no a un perro siempre asaltan las dudas morales. Según el Doctor en Veterinaria y profesor de la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB) Albert Lloret, la comunicación con el propietario o el responsable de ese animal es fundamental para ayudar a disiparlas:

“A la hora de afrontar la inducción de la muerte en animales de compañía, además de las consideraciones morales, hay que garantizar una buena comunicación con el propietario y un esclarecimiento de los conceptos que integran la calidad de vida del animal. Estos ítems pueden variar de un caso a otro pero existen unos mínimos incontestables: ganas de comer, vigilia, deambulación autónoma, control de esfínteres, y ausencia de dolor y de sufrimiento.”

Por otro lado, algunas personas sienten que no es correcto decidir sobre la vida de otro ser vivo cuando éste no puede expresar su consentimiento ante la decisión.

De nuevo, Emma Infante nos ayuda a aclarar este punto tan doloroso:

“El propietario de un animal (bien sea un particular o la Administración Pública), igual que los tutores de un bebé, un niño o un enfermo inconsciente, deben sopesar con los veterinarios el pronóstico, las posibilidades reales de recuperación, la ausencia o no de sufrimiento y el grado de bienestar esperable. Lo importante es que la decisión se tome con el adecuado asesoramiento y siempre teniendo claro que se prima el bienestar del sujeto atendiendo a un criterio de salud y no de gestión de recursos”.

Eutanasia y sacrificio en perreras

Debido a la escasez de recursos, a la mala gestión de los mismos y, muchas veces, a la falta de voluntad por parte de la Administración, en nuestro país se sacrifican perros a diario.

Cuando un perro entra en una perrera, si a los 20 días de estar allí nadie ha encontrado a su propietario, ese perro es sacrificado. Sin embargo, no suelen hablarnos de sacrificio sino de eutanasia…

En realidad, no debemos dejarnos engañar. Muchas veces se fomenta la falsa sinonimia entre las dos palabras con la voluntad deliberada de no abrir un debate ni señalar un crimen cotidiano inexcusable.

El propio César Millán, a quien muchos conocéis como “El encantador de perros”, decía en una entrevista del año 2012 en el diario La Opinión:

“El perro sí es el mejor amigo del hombre, pero el hombre no es el mejor amigo del perro. Matamos entre 4 y 5 millones de perros al año aquí en Estados Unidos. Entonces el mejor amigo del hombre pasa a ser el que más mata el hombre…”.

Qué No es aceptable

  • El sacrificio No es aceptable. Bajo ningún concepto.
  • El uso confuso y deliberado del término eutanasia para esconder el sacrificio de perros y otros animales tampoco es aceptable. Menos aún cuando es la propia Administración quien, frecuentemente, lo fomenta.

En España, se sacrifican anualmente 100.000 perros y gatos. En gran parte del Estado Español, se mata de modo injustificado un perro o un gato cada cinco minutos.

Una reflexión sobre nosotros mismos

La tendencia de los países más avanzados social y económicamente es hacia la eliminación del sacrificio. En España, comunidades autónomas como Cataluña ya lo han prohibido.

Muchos conocemos la famosa frase de Gandhi “Un país, una civilización, se puede juzgar por la forma en que trata a sus animales”. Demasiadas veces ha sido pronunciada en vano por ciertos políticos en sus discursos, pero no por eso deja de tener valor y sirve para la reflexión y la autocrítica.

Añadiré otra más, en este caso del médico, filósofo y Premio Nobel de la Paz Albert Schweitzer que dijo “Soy ser vivo y deseo vivir en medio de seres vivos que desean vivir”.

A partir de aquí, que cada cual haga su propia reflexión.

8 Comments

  1. Adriana ruix Reply

    Estoy con un pesar muy grande mi perra que es un pastor blanco suizo, ya llegara a tener conmigo 13 años, la rescate de la calle y el veterinario le calculo 1 año , en ese momento estaba muy desnutrida , se recupero , digo que ha tenido buena vida, actualmente tiene problemas de cadera , y una herida que no puede cicatrizar, la trate le di medicamentos, ella le cuesta levantarse, pero en cuanto camina disfruta sus paseos no se queja, socializa con perros, come bien, el sentido de compartir esto es pensar hasta cuando es justo para ella su derechp de vivir independientemente de mi problema sentimental, cual es la linea, el limite porque uo no quiero que sufra innecesareamente, yo la veo de buen animo disfrutanfo y von apetito agradesco sus opiniones

  2. lucia carretero Reply

    Cuando mi Beba tuvo un cáncer medular, hicimos lo que pudimos por ella, la cuidamos y ayudamos mientras pudo ser. Semanalmente ibamos al veterinario para que viera su evolución. El decidió cuando habia llegado el momento… Fue absolutamente considerado, nos dejó despedirnos a solas, antes y después… Nos ayudó con su decisión en aquel momento tristísimo. Así debería ser siempre…

  3. Me encuentro en la tesitura de practicarle la eutanasia a mi querido Nono, un scottish terrier. A sus casi 17 años (apenas la faltan 25 días para cumplirlos) tiene un fallo multiorgánico, hígado, riñón y páncreas están en niveles disparados, mucho, triplica y cuadriplicado éstos; lleva más de una semana q apenas come ( en los últimos 3 días nada, ayer ni siquiera tomo agua;en el último mes se ha quedado en apenas 7 kg cuando siempre a pesado entre 10 y 11. Lo lleve al veterinario y quedó ingresado 24 horas, ayer lo recogí y se ha pasado el día sin moverse, solo se levantó para defecar, a un metro de donde duerme, hizo una caca negra de un olor fuera de lo normal; hace una hora he vuelto a llevarlo y estaba completamente deshidratado, he vuelto a dejarlo ingresado. Me han comentado el tema de la eutanasia, pero es una decisión q me cuesta tomar; sin entrar en dilemas morales no se muy bien si tomar la decisión de le pinchen el suero o traerlo a casa y dejar q muera aquí; lo q tengo claro es q si le veo sufrir tomaría la decisión a pesar de los pesares. Agradezco cualquier opinión.

    • Porfavor ayudame, ahora mismo estoy en el mismo proceso, no se que hacer. Necesitk a alguien que haya pasado lor lo mismo. Mi Rubi tiene 16 anos. Una poodle.

  4. Mi Lobita tiene un problema neurológico, se le hizo radiografías y nada no esta fracturada ni nada todo normal, solo dejo de caminar apenas lleva 2 a;os con nosotros la adoptamos a los 6 meses de la calle, y ahora es duro verla así, por falta de movimiento físico adelgazo a tal extremo que ya no defeca, por falta de proceso digestivo, no sabemos que hacer oímos de la eutanasia pero no hay derecho, no sabemos que hacer nos entristece, acepto cualquier consejo. gracias.

  5. Mi pastora alemana tiene 11 años y medio. Se llama Noa
    Está llena de cánceres que la están comiendo por dentro. Tiene un bulto en especial que está en carne viva y justo debajo de la axila. No puede andar. Ha sido en cuestión de poco tiempo. La sacamos tratando con amoxicilina y antiflamatorios pero no hacen nada. Tiene la pata como una bota, el doble que la otra. Respiración rara y va en declive. Cada día está peor. Comer come bien y defeca con regularidad, pero le cuesta un horror andar y mi padre la empuja un poco para que lo haga y se levante. Se pasa el día con la misma postura, sentada. Mi padre ha dicho de dejarla ir el lunes. Yo estoy fatal pero tampoco quiero que sufra. Pero si la dejamos ir no va a dormir, no va a existir, va a morir. Ella es consciente de todo y se la ve muy muy triste y a mi me parte el alma. Es muy guapa. Creo que es lo mejor para ella ya que la medicación ya no le funciona. Lo estoy pasando fatal. Pobre Noa, pensará que me está pasando? qué injusta la vida.

  6. Jaime Cervantes Reply

    ¡¡¡Hola!!!

    Hace dos días mi perro Butter, de 12 años, murió con ayuda veterinaria. Tenía displasia de cadera y no podía caminar. Se encontraba muy débil para levantarse, tenía mucho dolor y apenas reaccionaba ante nuestra presencia. El médico sugirió la eutanasia para que finalmente dejara de sufrir, ya que no había alternativas de tratamiento que le permitieran tener una vida digna, de calidad.

    Mi esposa y yo sentimos algo horrible al tener que hacerlo, pero creo que fue lo mejor, ya que murió sin sufrimiento y con una completa intervención del especialista.

    En lo personal, abrigaba la esperanza de que pudiera vivir un poco más, pero al verlo así, consideré un gran egoísmo de mi parte mantenerlo vivo, pero en condiciones tan deplorables. Creo que lo mejor es anteponer su bienestar a nuestros sentimientos, por duro y difícil que esto sea… Y lo es, indudablemente.

    Por favor, siempre busquen la ayuda de un profesional, quien les puede sugerir otras alternativas, si estas existen, para ayudar a sus pequeños amigos…. y busquemos siempre lo mejor para ellos.

    Gracias por leer estas líneas…

    ¡Saludos y mucho ánimo!

Escribe un comentario

Send this to a friend