Cada cierto tiempo alguien me pregunta por qué los perros comen hierba. Todo el mundo dice que lo hacen para purgarse pero esa respuesta no me termina de encajar. ¿O acaso vuestro perro siempre vomita después de comer hierba? El mío no. En este post os cuento qué se sabe realmente sobre por qué los perros comen plantas y hierbajos y qué evidencias científicas hay de que comer hierba NO siempre sirve para purgarse. Para terminar, os explico si es bueno permitir que un perro coma hierba o no.

El falso mito que dice que un perro come hierba para purgarse

¿Cuántas veces me habrán preguntado por qué los perros comen hierba? Es la clásica pregunta curiosa que hacen tanto propietarios caninos como personas ajenas al mundo del perro. Y es que llama la atención ver a un carnívoro masticar hierbajos con gusto. Y más aún verlo vomitar después, como ocurre a veces.

Sin embargo, hace ya mucho tiempo que me rebelo contra la respuesta típica: “los perros comen hierba para purgarse”. Y no es por llevar la contraria sino porque esa respuesta no me sirve ni tan siquiera para mi propio perro. Él es el primero que come hierba cuando salimos a pasear y sólo algunas pocas veces la vomita. Además, muy raramente muestra síntomas de tener el estómago irritado antes de comerla. Total que aquí hay algo que no cuadra…

Si un perro come hierba para purgarse, ¿por qué no siempre la vomita después? ¿Y por qué no suele mostrar síntomas de encontrarse mal antes de comerla? Simplemente, porque la explicación de la purga no siempre es una explicación válida.

Otras explicaciones que tampoco son válidas

Otra explicación típica que se usa como respuesta a la pregunta de por qué los perros comen hierba es la de que heredan un comportamiento propio de sus ancestros salvajes, los lobos.

Los perros han evolucionado a partir de los lobos, quienes cazan y comen animales que se alimentan esencialmente de hierba como ratones, conejos, ciervos, etc. Cuando los lobos consumen sus presas ingieren también la materia vegetal que éstas guardan en su estómago e intestinos. Se cree que esta materia vegetal puede tener un valor nutritivo para los cánidos o, incluso, que puede ser fundamental por el aporte de fibra que proporciona.

Algunos veterinarios sugieren que los perros comen hierba para satisfacer cierto aporte de nutrientes y fibra, igual que hacen sus ancestros los lobos. Sin embargo, a día de hoy no hay ningún estudio científico que confirme esta tesis.

Ciencia, perros y hierba 

Es sorprendente la escasez de estudios científicos sobre una cuestión tan común como el porqué los perros comen hierba. Después de buscar mucho, por fin fui a dar con un artículo que me proporcionó una información interesante. Se trata de este artículo publicado en la revista Phicology Today y que firma el psicólogo y etólogo canino Standley Coren, a quien sigo desde hace tiempo.

En el artículo se cita uno de los dos únicos estudios científicos que se han hecho hasta ahora para averiguar por qué los perros comen hierba. Se trata de un estudio del año 2008, publicado en la revista científica Applied Animal Behavior y que comentaré a continuación.

El otro artículo lo encontré buscando y rebuscando en Internet, y es de 2007: “Grass eating patterns in the domestic dog, Canis familiaris” (Patrones de ingesta de hierba en el perro doméstico, Canis familiaris). Sus resultados sugieren que los perros comen hierba con mayor frecuencia cuando están hambrientos que cuando están saciados.

Un estudio científico desmiente que los perros comen hierba para purgarse 

El estudio de 2008, llevado a cabo por científicos de la Universidad de California, pretendía probar si los perros ingieren plantas y hierbas para purgarse cuando sienten malestar gástrico o bien si lo hacen para complementar su dieta porque ésta presenta deficiencias nutricionales.

El estudio inicial consistía en una encuesta a 25 estudiantes de veterinaria que tenían perro.

Todos ellos señalaron que sus perros comían hierba. Ninguno manifestó haber observado algún signo de enfermedad antes de que su perro ingiriera hierba y sólo un 8% dijo que su perro vomitaba con frecuencia tras comer hierba.

Con estos resultados a la vista, los investigadores decidieron seguir adelante con el estudio y escogieron una muestra de 47 propietarios caninos. De estos, un 79% dijo que había observado a su perro comer plantas (mayormente hierba). Sólo 4 de los entrevistados admitieron haber observado signos de malestar en su perro antes de que éste comiera la hierba y solamente 6 manifestaron que sus perros habían vomitado después de ingerirla.

Después de estos dos estudios preliminares los investigadores decidieron seguir adelante y ampliaron la muestra a 1.571 propietarios caninos. De nuevo, un 68% manifestó que su perro comía hierba de forma frecuente. Sólo un 8% dijo haber observado signos de malestar antes de la ingesta de hierba y sólo un 22% indicó que su perro vomitaba después de comerla.

El estudio concluía que la mayoría de los perros comen hierba y que se trata de un comportamiento natural. También que, generalmente, este comportamiento NO está asociado a ninguna enfermedad o malestar estomacal. Es decir que no lo hacen para purgarse porque se encuentran mal o quieren expulsar algo que les molesta dentro de su estómago. Aunque parece ser que, en aquellos perros que muestran síntomas de enfermedad antes de comer hierba, la reacción de vómito es más frecuente.

El estudio tampoco encontró ninguna evidencia de que los perros coman hierba para suplir una deficiencia nutricional porque aquellos canes a los que se les añadían suplementos vegetales a la dieta (verduras o fruta) no mostraron más motivación por comer hierba que los que recibían una dieta sin suplementar.

Otro de los aspectos a destacar dentro de las conclusiones del estudio de la Universidad de California es que, al parecer, son los perros más jóvenes los que más habitualmente comen hierba. Y también los que con menor frecuencia muestran síntomas de enfermedad antes de comerla y los que vomitan menos después de haberla ingerido.

Los perros comen hierba como herencia de los lobos, y porque les gusta

Los investigadores concluyen que el hecho de que los perros coman hierba puede ser un comportamiento que refleje una predisposición innata heredada de los lobos. Parece ser que, en los lobos, la ingesta de hierba puede actuar como método de purga para eliminar parásitos intestinales por dos razones:

1- La materia vegetal ayuda a arrastrar los gusanos a través del tracto intestinal.

2- La fibra contenida en la hierba incrementa las contracciones intestinales y contribuye a ese mismo arrastre.

Os enlazo aquí un escrito interesante que he encontrado sobre parásitos intestinales en perros y el uso de hierbas en la dieta, por si a alguien le apetece profundizar en el tema. 

Aunque la mayoría de nuestros perros hoy en día están libres de parásitos, es posible que mantengan esa predisposición innata heredada de los lobos de comer hierba como método para eliminar lombrices intestinales y otros parásitos.

Sin embargo, una de las explicaciones más aceptadas sobre por qué los perros comen hierba es que, simplemente, les gusta su sabor o el efecto relajante de su olfateo, selección de brotes y masticación.

Por eso los cachorros y perros jóvenes, más curiosos y exploradores por naturaleza, presentan este hábito con más frecuencia que los perro mayores.

Pero según el veterinario Michael Goldberg, del Hudson Place Veterinary Clinic, en Vancouver (Canadá), todavía hay una explicación alternativa más:

Es posible que los perros coman hierba imitando lo que hacen sus ancestros los lobos para esconder su olor corporal cuando salen a cazar. De la misma manera que muchos perros se rebozan sobre cadáveres de animales putrefactos y otras piezas olorosas, tal como se explica en este artículo.

¿Dejar que el perro coma hierba o impedírselo?

Reproduciendo las palabras del veterinario Adrián Aguilera, aunque ingerir hierba no tiene por qué suponer un problema grave en un perro sano, conviene tomar ciertas precauciones.

“En general, no hay que alarmarse cuando un perro come hierba y tampoco es necesario impedírselo. Ahora bien, un animal que trata de provocarse el vómito para expulsar un cuerpo extraño puede acabar por agravarse él mismo el problema. La mayoría de las veces es contraproducente, ya que solo consigue provocarse una gastritis. Si un can con dolor de estómago ingiere césped, solo logra complicar su problema”.

En otras ocasiones, el riesgo de que un perro coma hierba está en que puede ingerir alguna planta venenosa o bien que haya sido rociada con algún fertilizante tóxico.

Ilustración de Oliver Montiel.

7 Comments

  1. Muy interesante tu artículo. No sé porqué mi perro come hierba de forma habitual, pero lo hace, unas veces vomita y otras no, depende de la cantidad de hierba que coma. En lo que me he fijado es que sólo come de un tipo determinado de hierba y lo hace más a menudo cuando anda un poco flojo de tripas. En cuanto a los vómitos nunca ha echado otra cosa que no fuera la propia hierba envuelta en bilis y saliva.

  2. Muy interesante.
    Mi perro come ocasionalmente hierba, eso si, la selecciona cuidadosamente. Solo come de un tipo determinado y limpia de cualquier olor; en ocasiones pasa un buen rato buscando la hierba adecuada.
    No le he visto que haya vomitado nunca y en ocasiones defeca algo más blando aunque eso puede ser casual

  3. Mi perro come hierba, le pregunté al veterinario y me dijo que no era recomendable ya que irrita el estómago. También me dijo que debido a todo lo que le hechan a las hierbas es perjudicial para su salud, Que si tenía que comer que fuera en el campo o le plantará hierba gatera en casa.

  4. decis q no es para purgarse, pero si lo han heredado del lobo y el lobo lo hace para limpiarse de parasitos, en realidad, se purgan, me habeis dejado como estaba, vaya estudios

  5. Es un artículo muy interesante, que por suerte o por desgracia evidencie hace unos años cuando una de mis perras acogidas, se purgaba constantemente. Después de tres semanas de desparasitacion continua el animal seguía con parásitos intestinales, le comenté al veterinario que quería purgarse constantemente y me dijo que no le dejase.Viendo el fracaso de los antiparasitarios deje que la naturaleza actuase y dejé que el animal se purgara durante tres días, el resultado fue sorprendente, se deshizo de una tenía de un metro y medio que albergaba en su cuerpo. Conclusión :la naturaleza es muy sabia.

  6. Mi perro tiene 10 años y desde pequeño le encanta comer hierba. Eso sí solo come cesped o grama normal, cuando ve unos matojos, la elige entre ellos. Nunca ha vomitado después pero sí sus cacas posteriores son más blandas.
    Realmente le encanta, la come con fruición y hasta babea de placer.

  7. Me ha gustado este artículo, pero creo que me he quedado igual que estaba.Yo tengo dos perros y los dos vomitan inmediatamente después de comer hierba, pero es verdad que conozco otros casos en que no lo hacen. He investigado y la verdad es que este artículo es el que más me ha ayudado. Pero lamento decir que tendré que seguir investigando pues aún no me ha quedado claro. Muchas gracias

Escribe un comentario

Send this to a friend