Acercarnos a saludar a un perro de la misma manera que haríamos, por ejemplo, con un niño puede acarrear consecuencias graves.  A esta presentadora de la TV americana le costó 70 puntos en la cara.

Los humanos tendemos a ignorar las señales caninas de ansiedad o incomodidad porque no conocemos bien el lenguaje canino.

No hay que culpar a nadie por esta falta de conocimiento, pero sí es importante educar a la gente para que pueda evitar accidentes como los del vídeo.

El dogo argentino de las imágenes había sido rescatado el día anterior por un equipo de bomberos después de haber caído en un lago helado. La entrevista  tenía como objetivo cubrir esa noticia.

Durante la conversación, la presentadora (que se declara amante de los perros) se acerca al dogo en la forma en la que a ella le parece que el perro va a interpretar sus caricias como muestra de cariño. Sin embargo, el perro se siente acorralado al estar anclado entre las piernas de su dueño y la propia presentadora, que además se ha colocado muy cerca de él y le acaricia con fervor.

El perro comienza a lamerse los belfos (eso es señal de ansiedad) y aparta la cara en varias ocasiones. Sin embargo, la presentadora no reconoce esas señales.

Al finalizar la entrevista, insiste en acariciarle y quiere acercársele para darle un beso. En ese momento, suena una especie de timbre que altera tovavía más al perro, ya ansioso por la situación (un plató de televisión y el movimiento de personas y cámaras que eso comporta son situaciones a las que un perro no suele estar acostumbrado). La proximidad de la cara de la presentadora y el movimiento de su cuerpo son interpretados por el animal como un gesto invasivo y, ante el acorralamiento (el dogo no tiene espacio para escapar y, además, está sujeto con la correa), decide morder.

La mordida no es de ensañamiento sino de alerta (de hecho, el perro luego no sigue intentando agredir a la periodista). Es la única manera que ha encontrado el animal de decirle a la presentadora “Por favor, déjame. Estoy muy incómodo y nervioso” después de haber lanzado varias señales anteriores que no han sido interpretadas.

El resultado: 70 puntos en la cara.

4.5 millones de mordidas diarias… ¿se podrían evitar?

En realidad, éste es sólo un ejemplo de lo que ocurre cada día. Mundialmente, se registran 4.5 millones de mordidas diarias. Muchas, podrían evitarse teniendo en cuenta algunos sencillos consejos sobre cómo acercarse a un perro.

En este link de la etóloga Sophia Yin se dan instrucciones muy valiosas.

El libro de Turid Rugaas “Las señales de calma” es otro documento imprescindible para aprender a leer el lenguaje canino.

4 Comments

  1. Los humanos tenemos muchísimo que aprender sobre los perros. Ellos observan al milímetro nuestro lenguaje gestual, tanto que en ocasiones creemos que nos leen el pensamiento, y sin embargo nosotros nos empecinamos en tratarlos como humanos.

    • Sí, la verdad es que es necesario esforzarse por conocer el lenguaje canino porque es la clave para entender a nuestros (o no nuestros) perros.

  2. Laura Espinosa Reply

    Y los policías dueños del perro? tb deberían haberse anticipado a las señales del dogo, no?

Escribe un comentario

Send this to a friend