¿Perro dominante? ¿Perro sumiso? ¿Qué hay de verdad en todo esto de la dominancia en perros? Nunca lo digo pero esta vez lo voy a hacer: este post es imprescindible. Sobre todo si quieres poder argumentar tu punto de vista cuando alguien en el parque etiquete a tu perro sin razón 😉

Que nadie te pueda decir que opinas sin saber

El debate sobre la dominancia en perros es un clásico en parques y plazas. Todo el mundo opina pero poca gente es consciente de la complejidad del concepto. Esto es lo básico que debes conocer para que nadie pueda decirte que hablas sin saber:

¿Qué es la dominancia en perros?

Según Drews, 1993: La dominancia en perros puede ser descrita como una característica de una relación social entre dos individuos, en la que uno de los dos (el dominante) aparece como ganador, de forma consistente, en las repetidas interacciones agonísticas y el otro (el subordinado) acepta la autoridad sin rebelarse.

Según Roger Abrantes, 2012: La dominancia es un comportamiento cuantitativo y cuantificable mostrado por un individuo con el fin de ganar o mantener el acceso temporal a un recurso particular, en una situación particular, versus un oponente particular, sin que ninguno de los dos perros se hagan daño. Si alguna de las partes resulta herida, entonces ya no hablaríamos de comportamiento dominante sino de comportamiento agresivo.

Según De Waal, 1986: la dominancia y la subordinación no sólo se expresan en el contexto de interacciones agonísticas sino también en los vínculos afiliativos. La sumisión puede ser descrita como el esfuerzo del individuo inferior por conseguir una integración social armónica y amistosa.

Por lo tanto, y haciendo un resumen que intenta incorporar todas estas ideas, podemos decir que la dominancia en perros es:

La dominancia en perros es una característica de la relación que dos individuos (perro-perro o perro-persona, por ejemplo) establecen entre sí. La dominancia se da en una situación determinada y frente a un recurso concreto, o bien en el contexto de una interacción social afiliativa (“afectiva”).

El individuo dominante es aquel que gana el acceso temporal al recurso de valor (pelota, comida, sofá…) de forma repetida y consistente. El individuo subordinado es el que acepta ese resultado sin rebelarse. No hay violencia física, nadie resulta herido. Si así fuera, hablaríamos de agresividad y no de dominancia.

¿Para qué sirve la dominancia en perros?

La dominancia en perros, y en otros animales, es una estrategia social que ha ido evolucionando con el fin de gestionar la competición por los recursos entre miembros del grupo social de la manera más ventajosa para el grupo.

Es decir, sirve para resolver posibles conflictos entre compañeros sin necesidad de recurrir a la agresividad.

Jerarquía y Dominancia

Cuando las relaciones de dominancia caracterizan todas o casi todas las parejas de individuos de un mismo grupo social (manada o familia), entonces se puede hablar de jerarquía. Esta jerarquía se considerará lineal si A es dominante sobre B y B es dominante sobre C y así sucesivamente. Pero, a veces, un grupo de perros no se rige por una jerarquía lineal sino que C puede ser dominante sobre A…

Por eso se suele hablar de sistemas jerárquicos piramidales, donde hay unos animales claramente dominantes y, en cambio, no existe una jerarquía lineal establecida entre los subordinados.

Los estudios más recientes en manadas de perros en libertad sugieren que los perros sí establecen claras relaciones de dominancia entre ellos y que sus sistemas jerárquicos son lineales. Los perros más dominantes suelen ser también los líderes del grupo. Sin embargo, tenemos que ser muy cautelosos a la hora de extrapolar estas estructuras sociales a la relación que los perros pueden mantener con nosotros, los humanos.

Que los perros establezcan relaciones de dominancia y sistemas jerárquicos lineares entre ellos no quiere decir que se relacionen con nosotros, los humanos, de la misma manera. Al menos, a día de hoy no hay evidencias científicas de ello. Al contrario, los últimos estudios apuntan que los perros tienen una relación más cooperativa y menos competitiva con humanos que con perros. Probablemente, nos ven más como compañeros que como competidores.

¿Perro dominante o Perro sumiso?

Para resumir, podríamos decir que no hay perros dominantes o perros sumisos. Un perro puede mostrarse dominante en una situación concreta y frente a un competidor determinado y, sin embargo, adoptar un rol sumiso frente a ese mismo competidor, en un contexto diferente.

Por tanto: los perros no son siempre dominantes o siempre sumisos. Dependiendo del contexto, un perro mostrará un comportamiento dominante o sumiso. Si ese perro se muestra dominante en la mayoría de interacciones con la mayoría de individuos y en la mayoría de contextos o situaciones, podremos decir que tiene tendencia a ser dominante. Por otro lado, aprovecho aquí para recordar que dominancia no es agresividad. Una confusión muy común que el propio David Mech, creador del concepto Macho Alfa, ha intentado resolver en numerosas ocasiones.

Un perro que muestra agresividad repetidamente en su relación con otros perros o con humanos probablemente lo que tiene no es un “problema” de dominancia sino de miedo, de falta de socialización, etc.


Dominancia y liderazgo no son lo mismo pero se parecen

Los animales sociales tienen una fuerte tendencia a hacer lo que sus compañeros de grupo hacen, y esto es aplicable, también, a los perros domésticos. Esta coordinación de las actividades del grupo es fundamental para mantener la cohesión del grupo y permitir a los animales que lo integran disfrutar de las ventajas de la vida en sociedad. Sin embargo, no todos los miembros del grupo tienen la misma capacidad de movilizar a la manada. Algunos individuos (a los que nos referimos como líderes) pueden ser más proclives a tomar decisiones sobre qué actividades tiene que llevar a cabo el grupo. Los compañeros de manada, simplemente, aceptan esa iniciativa/decisión y la siguen.

Los estudios en perros en libertad han descubierto que no hay un único líder en la manada sino que el liderazgo es compartido entre unos pocos individuos. Además, se ha descubierto que los perros que reciben más conductas afiliativas (“afectivas”, para no complicarnos) que agonísticas (“de mal rollo”, para entendernos) son los que tienen mayores posibilidades de ser líderes del grupo.

Según estas investigaciones en manadas de perros en libertad, los individuos que suelen considerarse líderes dentro de las manadas de perros estudiadas son los más viejos y dominantes. O sea: los perros siguen el mismo patrón que los lobos salvajes, en las manadas de los cuales los individuos líderes son los padres (los más mayores y los más dominantes sobre sus hijos).

¿Es verdad que, para educar bien a tu perro, tienes que ser el líder de la manada?

Pues la verdad es que esta afirmación tiene muchos matices. Te invito a leer el post “Ni tu perro es un lobo ni tú tienes que ser el líder de su manada” y descubrir que la respuesta a la pregunta no es tan sencilla.

En cualquier caso, y a modo de conclusión, lo que sí me atrevo a afirmar es que:

Para educar bien a un perro, y en general para tener una buena convivencia con él (o ella), más que ser dominante o empeñarse en ser el líder de la manada, lo que hay que intentar es convertirse en un buen guía. Según los últimos trabajos de investigación, parece que los perros no se relacionan con las personas de la misma manera que lo hacen con otros perros. Es probable que nos vean más como compañeros cooperativos que como competidores. Así pues, esforcémonos por no romper esa confianza que nos brindan.

Ilustración de Oliver Montiel.

11 Comments

  1. Mi perra es muy nerviosa desde chiquita..
    No se queda quieta…. NO veo muchos artículos sobre ese comportamiento
    .en casa somos tranquilos y no hay niños

  2. buenas tardes
    hace un par de dias adopte una perrita de un año pero desde que llego a la nueva casa esta triste y no come ni mucho menos ladra, como estoy terminando de arreglar la casa no me ha dado tiempo de jugar con ella solo la acaricio cuando la veo, tengo mucho patio cuando llego estaba feliz corre y corre pero dio un bajon nose si es porque se acuerda de sus antiguos dueños o esta muy consentida lo que me gustaria es que ladre y que este contenta agradezeria la ayuda

  3. Para oliver:
    Yo rescaté a un perro hace unos 2 o 3 años. No sé exactamente porque estaba en la calle pero supongo que lo abandonaron, te cuento todo esto porque al principio sólo aullaba, estaba como ausente, pero si se ponía feliz cuando llegaba. Con el tiempo dejo de aullar y comenzó a convivir más con sus hermanosperros. Ahora ladra, juega y esta muy tranquilo y pendiente de todo.
    Sólo te digo que no te preocupes, dale tiempo a tu perrita y veras que tendrá más confianza, recuerda que se esta adaptando y conociendo lugares y personas nuevas. Espero que me experiencia te sirva. Buen dia/tarde/noche.

  4. Me ha encantado el artículo, muy claro y riguroso. Y mira que el tema es complejo de explicar. Gracias!

  5. María Beatriz Reply

    Muy buen articulo. Super claro. Gracias por compartir

  6. Rafael Langarika Reply

    de lo mejor que he leído últimamente, gracias Alba!!
    sólo me gustaría hacer un pequeño matiz, con tu permiso…
    es muy posible que haya dominantes y sumisos en MIEMBROS de un mismo grupo que conviven juntos en un mismo entorno y que comparten espacio, pero dudo mucho que haya dominantes y sumisos en un grupo de perros se ha formado por casualidad en un entorno neutral y de manera esporádica…

    • Alba Benitez Reply

      Hola Rafa!
      Mil gracias por leer el artículo y por dejar aquí tu comentario. Te respondo:
      La dominancia o la sumisión es una actitud que aparece entre dos individuos que compiten por un recurso concreto en una situación determinada. Por lo tanto, puede darse también entre perros que se encuentran de forma esporádica. Ahora bien, en grupos de perros estables, sí es cierto que puede ser más fácil (o a veces no!) detectar qué individuos suelen “ganar” frente a otros individuos en la competición de un recurso concreto y en situaciones similares. Supongo que es a eso a lo que te refieres cuando hablas de “dominantes” y “sumisos” dentro de un grupo. Pero recuerda que, aún así, esos mismos perros en otro contexto y frente a otro recurso pudiera ser que mostraran actitudes diferentes.
      Espero haber resuelto tu duda.
      Un abrazo!
      Alba

  7. Pingback: Enseñar a un cachorro a relacionarse con otros perros | Ciudad de Mascoas

  8. Pingback: Enseñar a un cachorro a relacionarse con perros - Ciudad de Mascoas

  9. hola! soy fernanda. te cuento mi situación. Tengo 3 perros machos y una hembra. los machos están castrados. Ayer la hembra acato al perro líder y los otros dos lo atacaron también. El físicamente esta bien, pero no se levanta, esta como triste, no se acerca a los otros. y la verdad nose que hacer. hoy castro a la hembra. pero me preocupa mucho mi perro, ya que no se como levantarle el animo. desde ya muchas gracias..

  10. Hola mi nombre es Mariví te comento el caso de mi perro tiene 11 meses es un American Stanford le compramos con 2 meses y siempre a sido muy bueno el solo quiere jugar con todos los perros y las personas a mi me gusta que sea así no porque me gusta juntarme con la gente y que se relacione con otros perros pero esn empezando a dominarle todos los perros adultos ya no nos podemos juntar con machos porque incluso los de su edad le muerden y le montan y el se queda quieto y no hace por quitarse o gruñir y eso tampoco me gusta porque no se defiende que puedo hacer ? Es normal a su edad? Tengo que esperar a que crezca más? Muchas gracias y espero me ayudes saludos

Escribe un comentario

Send this to a friend