Seguramente habréis oído alguna vez a alguien debatir sobre la idoneidad o no de programas como “El encantador de perros (César Millán)” o “Malas pulgas (Borja Capponi)”, emitidos por la cadena de TV Cuatro. Quizás, incluso, hayáis participado en el debate defendiendo una u otra postura.

Por eso, me parece interesante dar a conocer cuál es el posicionamiento de aquellas personas que, por su formación experta en etología -la ciencia que estudia el comportamiento animal-, pueden ser un referente a seguir.

Perros César MillánÉste es el comunicado de prensa que ha emitido el Grupo de Etología de la Asociación de Veterinarios Españoles de Pequeños Animales sobre la emisión de “El encantador de perros” y “Malas pulgas“. Os invito a leerlo con atención aunque resumo aquí las tres ideas básicas sobre las que se sustenta el escrito.

1. Ausencia de base científica de los diagnósticos y tratamientos mostrados en TV.

2. Clara violación del estado de bienestar de los animales que aparecen.

3. Consecuencias negativas de la utilización de ciertas técnicas sobre la sociedad (peligros para las personas que las aplican).

Pincha AQUÍ para leer la nota de prensa

23 Comments

  1. María José Vázquez Reply

    Perdonen ustedes que una persona ignorante como yo, opine de algo que en que soy profesional, pero yo no es que me crea todo lo que dan en tv, pero veo otras cosas peores que emiten ya sean corridas de toros , fiestas en que se torturan animales , etc, etc…
    Por lo que veo en ese programa , que no veo tan mal es que gente que no sabe educar a un perro , pues por lo menos les orientan un poco. !Admito que pueda estar equivocada , pero es a mi entender es de lo que se trata . Ya advierten que no ponga el público estos conocimientos en acción , sin alguien que entienda del tema. ! Gracias por dejarnos opinar! Un saludo!

    • Hola Maria José,

      En primer lugar, decirte que este blog está pensado para que opine todo el mundo, no sólo los expertos, así que no te preocupes si no eres educadora canina o etóloga o profesional de este ámbito.

      Estoy de acuerdo contigo en que es una gran idea tener programas televisivos para orientar a la gente en la educación de sus perros. De hecho, gracias a programas como Malas Pulgas o El encantador de perros muchas personas han descubierto que un perro es algo más que un animal que hace compañía. Han descubierto que tiene una inteligencia elevada, que es capaz de aprender y que utiliza un lenguaje diferente al nuestro pero que podemos proponernos llegar a entender.

      Sin embargo, mi deseo sería que la televisión, como medio que llega a tanta gente, se utilizara para difundir técnicas de educación que no fueran dañinas para el animal o peligrosas para el propietario, porque también las hay. Creo que eso es lo que los expertos quieren expresar en este comunicado de prensa…

      La televisión implica mucha responsabilidad porque los mensajes que difunde llegan a cientos de miles de personas, y hay que ser consecuente con eso. No encuentro adecuado mostrar técnicas que tengas que prohibir utilizar en casa por su peligrosidad porque, entonces, de qué le van a servir al propietario si no las puede aplicar con su propio perro? Desde mi punto de vista, el objetivo tendría que ser otro.
      En fin, que es todo un debate! Gracias por tu aportación. Un saludo!

  2. Mª Ángeles Calero Reply

    Pues a mí un adiestrador me dijo refiriéndose particularmente a “el encantador de perros”, que había hecho mucho bien porque la gente había tomado conciencia de que se tiene que adiestras a los perros y que ciertos problemas puestos en manos de profesionales se pueden solucionar. Sí que es cierto que otra gente después de ver x capítulos ya se creen adiestradores, pero supongo que como todo tiene su parte buena y su parte mala, dependiendo de cómo lo aplique cada individuo. Pero como bien dice María José Vázquez en televisión ponen cosas mucho peores y mucho menos constructivas.

    • Hola Mª Ángeles!

      Justo acabo de contestar a Maria José y me gustaría que leyeras mi opinión porque comparte con la tuya algunos aspectos. Los que no, intento explicarlos también.

      Un saludo!

  3. si pues acabo de leer todo lo ke pusieron soy de mexico tamauipas y pues ami se me hace muy bien ke existan estos programas komo el de cesar millan encatador de perros o el lide de la manada yo si eh visto el programa de cesar millan antes no le tomaba importancia y pues yo rescato perros y todo eso los ayudo komo puedo y yo tengo 4 perras y un perro ya castrado x lo mismo ke tengo puras perras y asi dice cesar ke es mas facil de educar a un perro ya estando operado ypues yo uso sus tecnicas ke el hace no tengo la misma energia ke el vdd pero si me han funcionado y le digo ala gente komo hacerle para ke las aplike y les digo ke tienen ke tener paciencia y tiempo y no deseperarse pero muchos no son asi lo bueno ke yo si me tomo el tiempo y la paciencia y si funcionan 😉 y lo ke deben de pasar en tv son las corridas de toros eso lo miran muchas personas y creo ke niños tbm yo nose komo la gente se divierte viendo komo un asesino mata al toro para la divercion de la gente y kuando mata al toro toda la pinche gente le aplaude pero esperemos ke se termine esto de los toros gracias

  4. Éstos programas han descubierto todo un mundo a mucha gente. Al margen de la polémica sobre las técnicas que se emplean, muchas personas han tomado conciencia de que su perro tenía problemas y que su calidad de vida no era buena. Y gracias a éstos programas se han decidido a llamar a un profesional.
    Otros se han convertido en pseudoadiestradores que repiten las enseñanzas de César como un dogma y no se molestan en ir más allá. Personalmente, admiro mucho a César Millán: su carisma, su simpatía, su empatía con los animales, el haberse creado a sí mismo como adiestrador; pero también creo que él mismo evolucionará en sus métodos y seguirá haciendo la gran labor que hace con los perros por que es inteligente.
    Yo personalmente prefiero métodos apoyados por la ciencia en cuanto a adiestramiento y modificación de conducta se refiere, y, seamos claros: los mismos científicos que en los cincuenta daban descargas en el laboratorio, son los que hoy hablan de la teoría de la mente y las emociones como base para la cognición. Todos debemos evolucionar, pero cada uno lo hace a un ritmo. No debemos rasgarnos las vestiduras por que estos señores estén usando técnicas que hasta hace unos años eran parte del paradigma predominante. Al fin y al cabo, si bien es cierto que yo no me voy a arriesgar a “someter” a un malamute, por poner un ejemplo que ví en Dog Whisperer, tampoco ví que el perro saliera traumatizado de esa experiencia. Y el feedback de los propietarios fue positivo.
    Soy muy nueva en ésto, de hecho aún sigo formándome y creo que seguiré haciéndolo toda la vida; mi experiencia no es muy dilatada. Probablemente con el tiempo cambie de opinión, pero hoy por hoy me confunde tanta polémica ante la aversión de los métodos cuando la naturaleza está llena de situaciones aversivas y frustrantes para cualquier ser vivo.

    • No confundamos. Que un método se aplique siguiendo unos criterios científicos no quiere decir que ese método esté ni deje de estar apoyado por la ciencia. Un ejemplo para que se entienda: el aborto se practica por médicos siguiendo unos criterios científicos, pero el aborto en sí no está apoyado por la ciencia. criterios

      • La Ciencia (con mayúscula) es conocimiento. Y como tal no “tiene” opinión. Las cosas son como son y funcionan como funcionan. Otra cosa es que tengamos un conocimiento parcial (ignorancia) y cometamos errores que, a medida que la Ciencia (conocimiento) avanza se subsanan (“Somos enanos a espaldas de gigantes” – Bernardo de Chartres -). Las cuestiones morales no tienen que ver con la Ciencia, sino con los científicos, que también son humanos y tienen sus creencias y opiniones, y, por supuesto, con el resto de las personas.

        Un ejemplo; ya conocemos por medio de la Ciencia que los perros y los humanos comparten determinados procesos mentales como la capacidad de resolución de problemas, la expectativa, la intencionalidad y podemos aprovecharlos para enseñar a un perro. También sabemos que tienen emociones que moderan su comportamiento y que siendo coherentes con el estado emocional del perro conseguimos más resultados que si no lo tenemos en cuenta. No utilizar éstas “nuevas” herramientas (que ya estaban ahí, pero desconocíamos) para entrenar o tratar a los perros de forma más eficiente y menos aversiva es desetimar recursos muy valiosos. Es como si una vez inventada la bombilla, alguien se empeñase en seguir utilizando velas.

        Así mismo el concepto de dominancia que tanto se ha popularizado, ha evolucionado bastante en base, precisamente, a observaciones científicas. Sin embargo, éstos avances no se transmiten en éstos programas, donde se sigue teniendo una visión obsoleta de la dominancia como causa de todos los males del comportamiento del perro.

  5. Pingback: Los expertos hablan sobre los programas de TV “El encantador de perros” y “Malas pulgas” « caminadogs

  6. Si bien es cierto que problablemente las tecnicas usadas por cesar millan puedan estar anticuadas, tambien lo es que se ha ido renovando. Respeto a las personas que trabajan en positivo, pero no lo comparto en parte; realmente se consigue mas con la motivación que con el castigo, pero en ocasiones ignorar una conducta para que desaparezca me parece inviable. Tambien me gustaria hacer un matiz, cesar millan es un hombre muy estable y equilibrado, con fe ciega en lo que hace (creo que ahi reside la clave de su exito, aunque las tecnicas sean cuestionables), y el señor borja caponi me parece un impresentable inestable e incompetente, cuya base reside en haber visto una y otra vez los capitulos del primero (y ni eso lo hizo bien); con esto quiero decir que no son comparables…no pueden ir en el mismo saco. Conozco a dos adiestadores que han recibido ofertas de TV y las han rechazado, ¿por que? porque les pedian que se vieran perros en estado agresivo y ellos no trabajan asi. Por ultimo, estoy de acuerdo en que con cesar millan la gente a aprendido que hay que educar al perro, y que se puede hacer sin pegar.

    • Partiendo de la base de que lo que “popularmente” se conoce como “castigo” es el castigo positivo, es decir ante una conducta que queremos que no vuelva a darse, aplicamos un estímulo percibido como negativo de forma consecuente al comportamiento, he de decir que es tremendamente eficaz bien aplicada, pero que también es la más susceptible a extinguirse. O sea no me compensa, en la mayoría de los casos por que sus resultados no son estables en el tiempo.

      Como bien dices, sin embargo, hay conductas que no dejan de manifestarse si las ignoramos (eso sólo funciona, evidentemente, cuando la motivación del perro es que le prestemos atención). Sin embargo, existe el castigo negativo, que consiste en retirar un estímulo positivo que ya estaba presente en el entorno del perro cuando éste realiza una conducta no deseada. Por ejemplo: estoy jugando con mi perro y me muerde; paro el juego durante unos segundos. Otro ejemplo: estamos tan tranquilos en el salón y el perro se abalanza ladrando hacia la puerta por que oye el pitido del ascensor, le pongo la correa y lo llevo a su transportín donde lo dejo encerrado 5 minutos (timeout).

      Además, trabajar con estímulos percibidos como negativos por el perro es importante para enseñarle a gestionar el estrés. En las escuelas de cachorros se les hace buscar comida con una diadema o un coletero (una ligera incomodidad) o se les premia mientras pisan un suelo con distintas texturas. También en el adiestramiento se utilizan aversivos: la tensión en la correa es un estímulo percibido como negativo por el perro (no hablo de tirones, estos no los aplico, sino de tensión constante como refuerzo negativo). El tema es mucho más complejo que dar salchichas o collejas al perro.

      Lo que comentas de tus amigos adiestradores, me parece tristísimo: precisamente con perros agresivos de lo que se trata es de no reforzar esa conducta provocándola (aunque no exista refuerzo desde el punto de vista conductista, sí existe un refuerzo de la red neuronal que sostiene ese comportamiento y que se hace más estable y duradera cuanto más se repite el mismo). Es mejor trabajar con técnicas indirectas: más seguras y con resultados más estables y menos imprevisibles.

      La lástima es que en éstos programas prime lo espectacular (alimentando el morbo de la gente por ver si se hacen o no con el perro) en lugar de la divulgación y el bienestar del perro.

  7. Hola. Sobre la nota de prensa a la que se refiere esta noticia, no me extraña que un veterinario novato como Tomás Camps, que es el que firma este artículo, que se cree experto por tener un master, no conozca las teorías instintivistas en las que se basan estos educadores caninos y otros muchos; teorías desarrolladas por científicos y en las que se basa la Etología con mayúsculas. Así que es falso que no tengan base científica estos métodos. Lo de violación del estado de bienestar es todavía más falso. Y lo de que es peligroso aplicar estas técnicas, pues es peligroso cualquier cosa si no se sabe aplicar.
    Estos etólogos de master se aferran a la teoría conductista, que no es otra cosa que una seudociencia mecanicista. Es seudociencia porque estudia la conducta pero no el porqué de la conducta, solo cómo se puede modificar la conducta (y solo algunas). Tan es así que para el conductismo da igual que se trate de un perro o de un mono, porque son puras técnicas que valen para todos y se aplican igual.
    Todo esto viene porque en psicología humana se ha dejado de lado el instintivismo, ya que no da explicación satisfactoria a la mayoría de los comportamientos, debido al mayor desarrollo y complejidad del cerebro humano. El conductismo tampoco da explicación, incluso menos que el instintivismo, a las conductas humanas, pero sirve perfectamente a la sociedad capitalista en que vivimos, porque consigue amoldar al hombre para que se comporte como una pieza del sistema. En una sociedad verdaderamente humanista el conductismo no tendría cabida ninguna.
    Pues esto se ha extrapolado a los perros porque los hemos humanizado, por lo que algunos no quieren saber nada de instintivismo y emplean las técnicas sacadas del conductismo. Sin embargo, debido al menor desarrollo del cerebro canino, con el instintivismo se consigue explicar la mayor parte de los comportamientos del perro.
    Lo que me parece un peligro es dejar en manos de personas como esta clase de etólogos, con un simple master, el tratamiento de los problemas de nuestros perros con fármacos. Lo que pasa es lo de siempre: que como son perros, si se equivocan no pasa nada.

    • A saber, Tomàs Camps tiene 8 años de experiencia (novato?), 3 masters y es diplomado por el colegio europeo de etología y bienestar animal, además de estar realizando el doctorado. Crees que no es suficiente? A mí lo que me parece peligrosos es que con un cursillo de adiestramiento y 4 programas de tv haya gente que se llame adiestrador.

    • La Etología es el estudio del comportamiento animal; cualquier adiestrador que se precie conoce la etología del perro. Los instintivistas se basan en etología y técnicas conductistas; sí Gerardo, conductistas (recompensa, castigo; son conceptos conductistas, uno de los paradigmas de la Psicología que sigue funcionando estupendamente dentro de su ámbito de aplicación). Por cierto, los experimentos de Thorndike siguen siendo replicables, es decir siguen el método científico.

      Por otro lado, la última vez que pisé la Facultad de Psicología, se dedicaba bastante tiempo al estudio de las conductas instintivas o innatas y no es que se hayan dejado de lado en absoluto, es que son, como bien dices, sólo una parte del acervo comportamental de los animales, humano incluido. Igualmente las conductas susceptibles de condicionamiento son limitadas, pero el condicionamiento existe y sus principios siguen estando en vigor, sino que se lo pregunten a los ludópatas. Otra cuestión es que la Ciencia avance y en la actualidad se incorporen a todos éstos enfoques el Cognitivismo que estudia los procesos mentales, así como el estudio de la Emoción que aportan nuevas formas complementarias de explicar el comportamiento animal, humano incluido.

      Existen muchos avances en Psicología Comparada, que es la rama de la Psicología que estudia y relaciona el comportamiento humano con el de otros animales para establecer generalidades, puesto que, evolutivamente hablando, tenemos un origen común (en Europa contamos, entre otras muchas instituciones académicas, con el Instituto Max Plank y su departamento de Antropología Evolutiva donde se llevan a cabo estudios, entre otros, con perros).

      En definitiva, el instintivismo, en todo caso, es una parte muy pequeña de lo que hoy en día se sabe sobre el comportamiento de los perros.

      En cuanto a que el cerebro del perro esté menos desarrollado, considero ésta una afirmación producto de una visión antropocéntrica que no tiene en cuenta nuestro origen común. Sencillamente el cerebro del perro se desarrolló en una dirección distinta, respondiendo a presiones adaptativas diferentes gracias a las cuales existe la gran diversidad de especies que existen en nuestro planeta: ni superiores, ni inferiores.

      • Si, es verdad que los adiestradores instintivistas se basan también en técnicas conductistas y los llamados positivistas se basan también en el instintivismo. Como bien dijo Abrantes es imposible adiestrar un perro con positivismo puro, y quien lo diga miente. Una cosa es que el instintivismo sea una parte pequeña de lo que se conoce hoy del comportamiento del perro y otra distinta, que es a lo que me refiero, que el comportamiento de un perro en concreto del parque se pueda explicar en gran parte a partir del instintivismo.

  8. Me gustaría ver en alguno de estos programas utilizar un cliker, hablar del condicionamiento instrumental o del adiestramiento en positivo, entonces los consideraría programas más serios, formativos y efectivos. Lamentablemente lo que veo en la tele es un expectaculo para indocumentados, un circo de fieras o el show de un mago, eso tiene que ver poco con la realidad del adiestramiento del siglo XXI.

  9. Yo concuerdo, yo tampoco soy experta. Pero siguiendo los consejos decesar milan de ser asertivo y tener energias tranquilas, asi como dar ejercicio a los animales y recompensar buenos actos, llamar la atencion (que no necesita ser violentamente) de los actos que no te gustan, me ayudo mucho con el problema de peleas de mis dos perras. Ignoro por ahora si sus metodos tienen deficiencias, pero lo que segui me sirvio. Y apoyo sus tecnicas, no creo que sean maltrato para nada, y al menos GUIAN. Lo importante para cualquier persona que quiera aprender es que no se quede con la opinion de un solo entrenador, asi encontraras otras alternativas si unas no te gustan.

  10. No, joana, no es suficiente. Además de tener títulos hay que saber. Ya sabemos al nivel que estan hoy las universidades y que los master los hace cualquiera. ¿Experiencia en qué tiene? ¿en dar consejos inútiles a la gente y en administrar fármacos?

    • Hasta hoy y de momento, efectivamente, cualquiera puede estudiar lo que le apetezca. Sin embargo, una de las cosas a las que no da derecho un título, sea universitario o de una escuela de adiestramiento canino, es a minusvalorar las capacidades de los demás de forma gratuita.

  11. Los principios básicos de estos métodos de educación se pueden aplicar a todas las especies de animales sociales. En la Naturaleza todo es disciplina y todo está sujeto a leyes inviolables. Apartarse de ellas trae consecuencias desastrosas. LLevo 26 años en la enseñanza de chicos entre 12 y 18 años y he llegado a la conclusión de que todos los problemas de frustración, violencia, drogadicción, etc, vienen de lo mismo: padres que no han liderado a sus hijos, política educativa donde la palabra disciplina es tabú…Es decir, la no educación; totalmente antinatural. Afortunadamente, ya hay mucha gente que se ha dado cuenta. Hace poco he oído a un asistente social muy joven decir a los padres de un chico: “ustedes tienen que ponerle a su hijo normas y límites”. ¡Que cunda el ejemplo!

  12. María Isabel Corral Manso Reply

    Hola hoy se ha cumplido 1 año, desde que he tenido que eutanasia a un cachorro de 4 meses American Stafford por una enfermedad congénita, una encefalopatía hepática, mi error ha sido comprar un perro a un sinvergüenza, el error del sinvergüenza fue venderme un perro destetandolo a los 23 dias de nacer y con una enfermedad incurable y el error más grande ha sido permitir que muera y no darle la oportunidad de que viviese los años que fuesen y por eso tengo desgarrado el corazón.

Escribe un comentario

Send this to a friend