Muchas personas se ofenden cuando otro propietario pone en duda el comportamiento de su perro a la hora de relacionarse con los demás en el parque o el pipi-can.

Y, aunque es verdad que hay gente muy quisquillosa, todos y todas deberíamos tener claro que nuestro perro no está jugando de forma adecuada si:

1- No muestra señales claras de invitación al juego: me refiero a la típica postura denominada de play bow que puede verse en la foto (patas delanteras apoyadas sobre el suelo y culo + patas traseras levantadas).

Boliche y Greta en la playa

2- Ha perdido el control emocional de la situación: nuestro perro está totalmente sobre excitado.

3- No muestra inhibición de la mordida: muerde con tal intensidad que provoca dolor en el otro perro e incluso heridas.

4- No existen pausas durante el juego: no hay momentos de descanso sino que el perro ha entrado en un frenesí difícil de frenar.

5- Nuestro perro no se pone nunca en situación de desventaja: hace que el otro se sienta continuamente acorralado. Si es así, lo notaremos porque el perro que se encuentra en situación de inferioridad intentará huir, morderá, chillará, se girará evitando el contacto o intentará apartar a nuestro perro con la pata.

Si detectamos cualquiera de estos cinco comportamientos, lo recomendable es interrumpir el juego llamando a nuestro perro para que venga o, directamente, agarrándolo y tranquilizándolo. Para calmarlo se le puede pedir, por ejemplo, que se siente o se tumbe durante unos instantes y ofrecerle un premio a cambio. De esta forma, evitaremos la posible frustración por haberle “chafado” la diversión. 😉

Fuente: Parte de la información contenida en este artículo está extraída del Seminario sobre Juego al que asistí el pasado mes de julio de 2013 y que fue impartido por los profesores del Centro de Estudios Etológicos.

10 Comments

  1. Totalmente de acuerdo. Añadiría que a nuestros perros tenemos que enseñarles a jugar adecuadamente, es una faceta que no se tiene en cuenta y es importante. Creer que saben jugar de la manera adecuada por sí solos es como creer que van a saber comportarse en casa sin haberlos educado.

  2. Me gusta mucho este articulo, creo que la gran parte de los dueños de perros no tenemos en cuenta estos puntos a la hora de vigilar a nuestro perro cuando juega, se podrían evitar muchos problemas en los parques si estuviéramos concienciados en la importancia de controlar el adecuado comportamiento durante el juego. A partir de hoy tendré en cuenta estos cinco puntos. Muchas gracias por compartir esta información.

  3. Reblogueó esto en PATAS Y BIGOTESy comentado:
    Últimamente, los dos parques vallados para perros que tenemos en la ciudad de Pinto están muy concurridos. Esto en ocasiones desencadena en alguna disputa entre alguno de nuestros perros. Para prevenir posibles problemas mayores, os invito a leer este articulo, publicado en la web http://www.simiperrohablara.com, donde se ofrecen 5 consejos gran utilidad.

  4. Super útil el post. Tengo una duda, seguramente absurda pero… Tengo un beagle que vocaliza bastante cuando juega (no es muy jugueton con otros perros pero cuando juega vocaliza). Cuando veo que sobrepasa el limite (lo que has descrito) interrumpo el juego, pero no se como corregir lo de vocalizar porque, supongo, que esto puede llevar a problemas con algunos perros… Nunca hemos tenido problemas con ello pero me da miedo que podamos llegar a tenerlo.
    Gracias de antemano! Me encanta todo lo que escribes!

  5. TEngo el mismo problema con mi perrete, al jugar, cuando no puede perseguir a los demas les suele correr detras gruñirles de tal manera de los asusta y dejan de jugar.
    pasa lo mismo si tiramos una pelota y hay varios perros, si la coje otro perro el mio va, tan tranquilo hace cuatro gruñidos y les quita la pelota.

  6. Hola! Tengo un perro de 6 meses y cuando yo o mis papás vamos a verlo al patio siento que se vuelve loco y quiere jugar, pero en vez de eso se tira encima mío, me clava las uñas y me muerde todo el rato con fuerza. ¿Qué puedo hacer para controlarlo y poder llevarnos bien? He pensado en castrarlo puesto que se “portan mejor” después de hacerlo, pero me gustaría saber tu opinión, si es solucionable y que queremos jugar todos con el pero no podemos porque solo nos muerde. Gracias!!!!

  7. Hola, saludos desde Santiago de Chile… tengo el mismo problema que Nicole con su perrito. El mío es un mestizo de pastor alemán de 1.5 años y sigue comportándose como cachorro de 4 meses, el mayor problema es que salta encima, hace daño con las uñitas, también mordisquea y en otra ocaciones salta muy alto y pega con el hocico en la cara o la cabeza, mi nieta de 5 años, aunque lo ama, se aterra con estas acciones de Boc. Por otra parte es sorprendente que la niña le diga a Boc, con una vocecilla casi inaudible: “sentado” y Boc se sienta a la espera que ella lance una pelotita. Cuando no se le acaricia todo el tiempo que él quiere, muerde!

  8. Pingback: Enseñando a un cachorro a relacionarse con perros - Ciudad de Mascoas

  9. Es triste, pero la inmensa mayoría de las persona ni siquiera prestan atención a sus perros, así que mucho menos se fijan e interpretan sus señales. La verdad es que me molesta esto, porque entonces yo no puedo llevar a mi perra a jugar con tranquilidad.

Escribe un comentario

Send this to a friend