Los perros tienen un patrón de sueño parecido al humano, pero con algunas diferencias relevantes que han heredado de su antepasado salvaje, el lobo. Además, duermen muchas más horas diarias que nosotros. En este post explicamos la importancia del descanso canino, sus características principales y respondemos a la incógnita de si los perros sueñan, si pueden tener pesadillas, etc.

¿Para qué sirve el sueño?

El descanso es clave para cualquier especie. La mayoría de los animales tienen un ritmo biológico de descanso-actividad que les permite restaurar su energía.

El sueño le sirve al perro para fijar sus experiencias y lo que ha aprendido durante el día, entre otras funciones imprescindibles.

Tal como explica el neurólogo y neurocientífico Facundo Manesel sueño es importante por las siguientes razones:

  • Permite que el organismo de los animales conserve y restaure su energía.
  • Mantiene ágil el cerebro.
  • Mejora la capacidad de aprendizaje.
  • Ayuda a consolidar los nuevos recuerdos y a actualizar los antiguos sobre la base de lo que el animal acaba de aprender: el cerebro dormido sabe qué información nueva es lo suficientemente significativa como para mantenerla y cuál no vale la pena que sea retenida.  
  • Forja nuevas conexiones neuronales.
  • Permite el crecimiento: durante el sueño se libera la hormona del crecimiento, por eso entender cómo duermen los perros y la importancia del descanso es fundamental cuando hablamos de cachorros.
  • Previene la degeneración cerebral: durante el sueño aumenta la actividad en los genes involucrados en la producción de “oligodendrocitos”, que son las células responsables de recubrir las neuronas de mielina, el “material aislante” del cerebro. Por el contrario, la falta de sueño produce una mayor actividad en los genes implicados en el estrés y la muerte celular.
  • Mejora el sistema inmune.

Un perro que no descansa correctamente puede presentar problemas de aprendizaje y memoria, además de un sistema inmune más débil que le deje expuesto a enfermedades.

Claves para entender cómo duermen los perros

Aunque nos parezca contradictorio, el sueño no es una actividad pasiva sino sumamente activa. Mientras un perro duerme su cerebro está continuamente trabajando.

Durante el sueño, se produce una relajación postural y se elevan los umbrales sensoriales para que el perro pueda desconectarse del entorno, por decirlo de alguna manera.

Los perros, como los humanos, son durmientes polifásicos, lo que quiere decir que alternan diferentes fases dentro del sueño, una más profunda que la otra. Cada una de ellas tiene funciones determinadas.

Durmientes polifásicos

El cerebro del perro funciona a base de ondas cerebrales, dependiendo de cómo sean estas ondas el can estará en fase de vigilia o de sueño.

Los perros, igual que las personas, alternan fases de sueño de onda corta o lenta y onda rápida o sueño REM. Para entender cómo duermen los perros es imprescindible saber qué ocurre en cada una de esas fases.

Dentro del sueño encontramos dos grandes etapas o fases:

  1. Sueño lento, de onda corta o sueño No REM
  2. Sueño REM (Rapid-Eyes-Movement)

Sueño lento o NREM

Durante el sueño NREM el cerebro del perro está tranquilo y su cuerpo, aunque relajado, podría moverse o cambiar de posición. Disminuye la frecuencia cardíaca, baja la temperatura corporal y se liberan las hormonas de crecimiento. Durante esta fase del sueño el perro no sueña.

Sueño REM (sueño profundo)

Durante la fase REM es cuando el perro duerme profundamente y sueña. La respiración es rápida e irregular y el can puede agitarse, mover sus patas como si estuviera corriendo e, incluso, articular sonidos y ladrar.

REM proviene de la frase en inglés “Rapid EyesMovement” (Móvimiento Rápido de los Ojos) ya que durante esta fase del sueño los globos oculares se mueven rápidamente bajo los párpados. A veces esto puede observarse fácilmente porque el perro se queda dormido con los ojos ligeramente abiertos.

La fase REM es la fase durante la cual el perro sueña y capta gran cantidad de información del entorno debido a la alta actividad cerebral que tiene. En esta fase, de hecho, el nivel de actividad cerebral es parecido a cuando el perro está despierto.

El perro ha heredado el sueño del lobo

Si hablamos de cómo duermen los perros, es inevitable remitirnos a sus antepasados salvajes.

Los perros se despiertan frecuentemente durante su descanso. De la misma manera que hacen los lobos (que son sus ancestros en la cadena evolutiva), alternan el sueño con los ratos de vigilia.

Tal como explica la veterinaria especializada en neurología Valentina Lorenzo: «Los perros pasan más tiempo en vigilia que las personas durante la noche y se despiertan bastantes más veces. Duermen entre cinco y veinte minutos seguidos y se desvelan otros cinco minutos para, después, recuperar de nuevo el sueño. Este comportamiento responde a que el perro aún conserva muchas de las conductas de su ancestro, el lobo”.

No olvidemos que los perros son depredadores (cazadores) y necesitan estar alerta. Por esa razón, su fase REM de sueño profundo dura poco y pueden despertarse rápido si surge alguna amenaza en el entorno. Dormir demasiado profundamente podría ser peligroso. Imaginemos a los perros ferales o perros salvajes, que viven en un medio natural competitivo y nos será fácil comprenderlo.

Durmientes sociales

¿Te has preguntado alguna vez por qué tu perro busca dormir o descansar cerca de ti?

La respuesta es que los perros son durmientes sociales. Es decir, necesitan dormir estando en contacto con otro perro o con sus compañeros humanos. Si no es físicamente, al menos sí en la misma estancia. Eso les permite sentirse más seguros y relajarse mejor.

Se trata de la expresión de un instinto de conservación: si un perro estuviera durmiendo a la intemperie solo, debería estar alerta continuamente para evitar amenazas o peligros presentes en el entorno. Volvemos otra vez a la herencia del lobo… 😉  

Por esa razón no es recomendable obligar a un cachorro recién llegado a casa a dormir solo y aislado. Y ya que hablamos de esto, te recuerdo que en este post explicamos qué hacer si tu cachorro llora por la noche.

Posturas de descanso activo y Posturas de sueño profundo en perros

Hablamos de cómo duermen los perros, pero también tenemos que tener presente cómo descansan, aún sin estar dormidos.

Los perros adoptan una gran variedad de posturas a la hora de descansar y de dormir. Algunas de ellas les permiten estar en reposo pero alerta, y otras les ayudan a conciliar el sueño profundo.

Durante el descanso activo, que es aquel que le permite a tu perro gastar el mínimo de energía a la vez que está alerta de lo que pasa a su alrededor, tu perro puede estar sentado o tumbado sobre su esternón. Si adopta una postura de tumbado, nunca será de costado porque lo que el perro busca durante el descanso activo es poder reaccionar rápidamente ante cualquier imprevisto o amenaza.

Los perros solo duermen profundamente y sueñan cuando están tumbados de forma lateral, acurrucados o panza arriba. Son posturas que no favorecen una reacción rápida frente a una amenaza y solo las adoptan cuando están absolutamente relajados.

¿Cuántas horas duerme un perro?

Las horas que duerme un perro dependen de la edad, la condición física y el ritmo de actividad diario que lleve el animal y sus propietarios.

En general, y tal como explica la veterinaria etóloga clínica Rosana Álvarez, un perro adulto que viva en un entorno familiar dormirá durante la mitad del día.

¿Cuánto duerme un perro? Un perro adulto suele pasar un 44-48% de su tiempo despierto, un 19-21% en situación de somnolencia, un 22-23% en sueño de onda lenta y un 10-12% en fase REM. Es decir, 50% vigilia y 50% sueño, sea éste más o menos profundo.

Si tomamos como medida un día entero, de 24 horas el perro pasa un promedio de 9,67 horas en sueño de onda lenta y unas 3,24 horas en sueño profundo.

Hay que tener también en cuenta que los patrones de sueño en un perro adulto variarán según el fotoperiodo, la actividad diaria del can y la familiaridad con el entorno: un perro en un entorno nuevo o desconocido se mantiene siempre más alerta, por lo que pueda pasar.

¿Cuánto duerme un cachorro?

Los cachorros necesitan dormir más que los perros adultos.

En las dos semanas siguientes al nacimiento, los cachorros solo muestran patrones de sueño profundo. En este período neonatal, el tipo de sueño que se observa es de tipo REM.

Durante la tercera semana, o periodo de transición, empiezan a alternar patrones de onda lenta y REM. El tiempo que los cachorros pasan despiertos va aumentando mientras decrece el tiempo de sueño profundo. En este momento ya no es tan común pasar directamente de estar despierto al sueño profundo.

Un perro cachorro duerme mucho más que uno adulto ya que necesita fijar mucha más información del entorno (todo es nuevo y todo está por aprender) y, además, necesita crecer y la hormona del crecimiento se segrega durante el sueño. Un cachorro de menos de tres meses puede llegar a dormir entre 18h y 20h diarias.

A partir de las 4 semanas de vida, los cachorros empiezan a interactuar mucho más con el entorno y por ello permanecen alerta más del 50% del tiempo. Poco a poco, y hasta las 8 semanas, que es cuando empieza la etapa de socialización, los patrones de sueño se van pareciendo cada vez más a los del perro adulto.

¿Los perros sueñan?

Hemos visto cómo duermen los perros pero nos queda responder a la pregunta de si pueden soñar.

Dadas las similitudes entre los patrones de sueño de los perros y los humanos, sería extraño pensar que los perros no pueden soñar. Ahora bien, todavía no se ha podido demostrar con qué sueñan aunque la lógica nos lleva a pensar que recuperan experiencias vividas en su día a día y, por lo tanto, sueñan con “cosas de perros”.

Gracias al estudio de los encefalogramas que analizan la actividad cerebral, los científicos han demostrado que los perros sueñan y lo hacen durante la fase de sueño REM.

¿Los perros tienen pesadillas?

Igual que podemos afirmar que los perros sueñan, podríamos deducir que los perros tabién tienen pesadillas. De hecho, en algunos momentos podremos observar a nuestro perro agitarse durante la fase REM como si estuviera muy alternado e, incluso, vocalizar (ladrar y gruñir). Aunque a día de hoy no hay forma científica de comprobar qué imágenes o estímulos está evocando el cerebro del can durante esta fase de sueño, todo indica que los perros pueden tener, igual que las personas, sueños desagradables o poco placenteros y despertares súbitos a causa de estas pesadillas.

Felices sueños…

Escribe un comentario

Send this to a friend