Entradas

Lenguaje corporal canino: manual visual básico

Ayer me pasaron este dibujo, que describe las posiciones corporales básicas de un perro. Está muy bien y me parece muy útil. Complementa el que colgué hace algunos días también en este blog.

Conocer el lenguaje del cuerpo de nuestros perros es básico para comunicarnos con ellos de forma eficaz. Pero también  para anticipar situaciones que pueden llegar a desencadenar en una pelea, por ejemplo en el parque cuando nuestro perro corretea junto a otros que no conocemos.

(Pincha aquí para ver la imagen ampliada).

Lenguaje corporal canino: manual visual básico

Las señales de calma, una de las claves para entender a nuestros perros

¿Alguna vez te has preguntado por qué cuando te enfadas si tu perro ha hecho “algo malo” y lo llamas, él o ella viene despacito, dando rodeos, como si quisiera acabar con tu paciencia, en vez de acudir rápidamente –¡que es lo que tú estás esperando!-?

Y si bosteza mientras estás riñéndole…  ¿por qué lo hace? ¿También para sacarte de quicio? ¿Porque es así de chulo?

Bien, empecemos por aceptar que, afortunadamente, los perros no son ni tan puñeteros ni tan rencorosos como nosotros. Hasta aquí, un gran descubrimiento.

Entonces, ¿por qué razón hacen esas cosas que tanto nos molestan? Pues, sencillamente, porque se comunican con un lenguaje corporal que, muchas veces, malinterpretamos. Leer más

¡Ahora no quiero jugar!

Aunque jugar con nuestros perros es una de las mejores maneras de establecer un vínculo afectivo estable y equilibrado, no siempre coincide que el momento escogido por ellos es el idóneo para nosotros.

Sería útil poder decirles aquello de: “Ahora no: estoy a punto de echar la siesta” o “Si me pierdo esta escena no me enteraré del resto de la película”, pero ya contamos con que eso es imposible.

Y el problema llega cuando tenemos un perro insistente. Me refiero a ése que no cede en su propósito a la primera; ése que acaba subiéndose encima de nosotros en el sofá, colocándose sobre el libro que estamos leyendo, obsequiándonos con molestos y dolorosos pellizquitos, etc.

Nuestro impulso será repetir veinte veces “¡No!” mientras lo empujamos con las manos para quitárnoslo de encima. Y ahí será, justamente, cuando empecemos a perder el control de la situación.

Podéis hacer la prueba y veréis que no me equivoco. Un perro insistente reaccionará excitándose ante nuestros empujones porque, para él, son un juego de lo más divertido.

¿Por qué no probar, entonces, el método contrario? Levantémonos del sofá, ignoremos por completo al animal y no le dirijamos ni una triste mirada. ¡Será siempre mucho más efectivo! Al fin y al cabo, eso es lo que ellos hacen en el parque con sus “amigos” cuando quieren decirles aquello de “Ey, tío, ahora no”. Si aún así, nos sigue, caminemos hacia el baño o la habitación y cerremos la puerta. Cuando el perro esté tranquilo, volveremos a salir y seguiremos ignorándolo. Pronto entenderá que no va a haber diversión y volverá a tumbarse en su sitio. Entonces, lo acariciaremos.

Tal vez no hayamos llegado a tiempo para descubrir al asesino de la película, o hayamos perdido el punto del libro, lo sé, pero habremos enseñado a nuestros perros algo importante: que, en casa, una buena convivencia con los humanos que le han tocado como compañeros, pasa por respetar su espacio.