viajar con perro

Consejos para Viajar con Perro

Viajar con perro puede ser una experiencia fantástica, pero hay que tener en cuenta algunos detalles para disfrutar de ella al máximo. No todos los perros se comportan de la forma esperada durante los viajes (ladran en el coche, no se adaptan al lugar de vacaciones, están más excitados de lo normal, etc.). Os voy a dar algunos consejos para afrontar estos posibles problemas y también algunas recomendaciones básicas de seguridad durante el viaje.

Viajar con perro es una de las experiencias más gratificantes, pero también puede convertirse en un vía crucis si nuestro perro no se comporta como habíamos imaginado durante el trayecto o durante la estancia. O bien si tenemos algún accidente por no haber tomado las medidas de seguridad adecuadas.

Medidas de seguridad para viajar con perro en coche

La forma más habitual de viajar con perro es hacerlo en coche. Según la DGT, el 82% de los animales de compañía viajan en turismos. Viajar con perro en avión o en tren de larga distancia es algo que ocurre con menos frecuencia. Por eso me voy a centrar, esencialmente, en dar algunas recomendaciones para viajar con perro en coche.

Según la DGT, en el caso de accidente a una velocidad de 50km/h, un perro multiplica su peso por 35 y, por lo tanto, la fuerza de impacto crece exponencialmente. Pese a este riesgo, uno de cada cinco propietarios viaja con su perro sin ningún sistema de protección.

Hay una gran variedad de accesorios para viajar con perros: cinturones de seguridad, transportines, rejillas separadoras, etc. Hoy en día, es fácil conseguirlos en tiendas especializadas, tanto físicas como comercios electrónicos. Se trata de una inversión que vale la pena porque puede salvar la vida a nuestro perro, o incluso a nosotros si, en caso de accidente, el cuerpo del animal impacta sobre el nuestro.

 

¿Qué dicen la DGT y el Reglamento General de Circulación sobre viajar con perro en coche?

La normativa actual es un poco inespecífica. Todo lo que dice el Reglamento General de Circulación es:  “el conductor del vehículo está obligado a mantener su propia libertad de movimientos, el campo necesario de visión y la atención permanente en la conducción.” Luego añade que “deberá cuidar especialmente de mantener la adecuada colocación de los objetos o animales transportados”.

Por otro lado, la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial, hace algunas otras consideraciones y explica que los agentes encargados de la ordenación de tráfico, podrán inmovilizar el vehículo en caso de que las posibilidades de movimiento y campo de visión del conductor resulten sensibles y peligrosamente reducidas, por el número o  posición de los pasajeros  o por la colocación de los objetos transportados.

¿Cuál es la forma más segura de viajar con tu perro en coche?

La revista de la DGT tiene publicado desde hace algún tiempo un interesante listado sobre la eficacia de los diferentes accesorios para viajar con perros, en concreto sobre los distintos sistemas de protección y sujeción. Exactamente, esto es lo que dice:

  • PERRO SUELTO: El peor escenario posible es el perro tumbado sobre la bandeja trasera, detrás del conductor. El animal saldría lanzado contra el reposacabezas del conductor si hubiera un accidente. Los dos sufrirían lesiones muy graves, incluso mortales.
  • ARNÉS DE UN SOLO ENGANCHE: El arnés se engancha al cinturón de seguridad del vehículo. En caso de colisión, la hebilla del arnés se rompe. El perro choca contra el respaldo del asiento, provocando graves lesiones al conductor en la columna. El animal sufriría lesiones graves o mortales.
  • ARNÉS CON DOS ENGANCHES: El arnés evita el desplazamiento hacia delante, por lo tanto, no se transmite ninguna carga al conductor. Para evitar que la mascota choque contra los asientos -con consecuencias que serían muy graves-, deberán tener un sistema de unión corto.
  • TRANSPORTÍN SUJETO CON EL CINTURÓN DE SEGURIDAD: El transportín destroza los puntos de sujeción del cinturón. Además, se rompe su parte superior. El animal sufre lesiones muy graves y los ocupantes del vehículo soportan cargas importantes.
  • TRANSPORTÍN COLOCADO EN EL SUELO DEL VEHÍCULO: Los transportines pequeños encajan bien en el suelo. Como tienen poco espacio la enegía del impacto es absorbida pronto y apenas se deforma el habitáculo del animal que solo sufre lesiones leves.
  • TRANSPORTÍN EN EL MALETERO: Cuando el animal es más grande y el transportín también, se puede colocar en el maletero en posición transversal a la dirección de la marcha. No se puede excluir la posibilidad de que los ocupantes de las plazas traseras sufran lesiones.
  • REJILLA DIVISORIA: Un rejilla colocada entre los pilares de la estructura del coche, separando la cabina del maletero, permite a la mascota moverse libremente sin molestar al conductor, pero en caso de colisión y según la posición del animal en ese momento, puede sufrir lesiones muy graves. Lo mejor es combinar el transportín con la rejilla divisoria.

Viajar con perro en avión, tren, etc.

La normativa a la hora de viajar con perro en avión es más compleja de resumir. Depende de cada compañía aérea y, también, del país de origen y de destino. En este post de nuestros amigos de SrPerro, podéis encontrar un buen repaso a las normas y requisitos para viajar con vuestro perro en avión. Ellos lo explican muy bien así que yo no me extenderé más.

En cuanto a viajar con perro en tren en España, RENFE especifica que sólo podrán viajar en este medio de transporte los perros que no excedan los 10kg de peso. Tenéis aquí todas las directrices de la compañía: información para viajar con animales. 


Viajar con tu perro y lograr que se comporte correctamente

Aunque los perros son una especie animal con gran capacidad de adaptación (esto es fruto, en parte, del proceso de domesticación), algunos se adaptan mejor a los viajes que otros. Además, ciertos destinos de vacaciones facilitan una mayor adaptación.

Si vas a viajar con tu perro en coche, lo primordial es que le enseñes a comportarse de forma tranquila.

En este artículo te explico qué hacer para que tu perro no ladre ni se ponga nervioso en el coche.

Por cierto, siempre hay que tener en cuenta que, para trayectos largos, es recomendable parar al menos cada dos horas, bajar del coche y permitir que el perro pasee unos minutos, beba agua y haga sus necesidades.

En el caso de viajar con perro en avión o en tren, lo esencial es haber acostumbrado antes al perro al transportín. En el caso del avión, yo personalmente recomiendo consultar con el veterinario para que recete algún fármaco que ayude a reducir la ansiedad que puede suponer el viaje.

 

Alteración de hábitos y rutinas 

Un viaje altera las rutinas familiares. Cuando uno está de vacaciones, no suele mantener los horarios que tiene durante el resto del año y tampoco sus actividades diarias. Los perros notan los cambios de ambiente y de hábitos. En algunos casos, esto puede afectar su comportamiento.

Viajar con perros miedosos

Viajar con perro, si es miedoso o inseguro, puede ser complicado si el destino al que te diriges estará lleno de estímulos (personas, objetos, sonidos, otros animales…) desconocidos para él o ella. Algunos perros le tienen miedo a prácticamente todo y, en esos casos, es difícil lograr una adaptación a un nuevo entorno en pocos días o semanas, que suele ser el tiempo que tenemos de vacaciones.

En casos de perros con miedo, un collar de feromonas puede ayudar a reducir la ansiedad del viaje y la estancia. Tanto es así que incluso algunas tiendas tienen estas feromonas dentro de su categoría de accesorios de viaje para perros.

Perros con ansiedad por separación

Ciertos perros están muy apegados a sus propietarios. Tanto que padecen el llamado trastorno de ansiedad por separación. Algunos, aunque no presenten hiperapego, pueden sufrir también este trastorno que consiste, fundamentalmente, en la presencia de ansiedad descontrolada cuando el perro se encuentra solo o separado de su propietario o propietarios.

Si es el caso de tu perro, lamentablemente tengo que decirte que durante las vacaciones deberás armarte de paciencia porque es muy complicado trabajar este tipo de problemas en nuevos ambientes y con poco tiempo de margen. Lo más recomendable es que intentes no dejar solo a tu perro y, si tienes que hacerlo, sea por poco tiempo y con salidas progresivas: ¡no lo dejes solo 5h seguidas el primer día después de haber llegado al hotel!

Por otro lado, siempre puede ayudar crearle una zona segura donde él se sienta protegido y confortable.

Viajar con perros muy excitables

Si tienes un perro joven o muy excitable, posiblemente un entorno nuevo dispare el descontrol y la excitación. El remedio para este problema es tener paciencia y ser comprensivo: la novedad siempre altera. Intenta aprovechar las vacaciones para dedicarle más tiempo a tu perro y practicar con él actividades que le relajen: largos paseos dejando que olfatee, simplemente, pueden ser una buena terapia para bajar la excitación.

Deja que tu perro explore el ambiente. Muchas veces la contención a la hora de explorar el nuevo entorno, si no se lo permitimos, puede incrementar la frustración y la excitación.

En cualquier caso, para enseñarle autocontrol a un perro lo que hay que hacer es aprovechar cada día para trabajar esa capacidad ante diferentes estímulos: como con los niños, educar a un perro no es un trabajo de “hormiguita” pero una maravillosa inversión de futuro.

¿Viajar con perro siempre es lo mejor para el perro?

Soy de las que piensa que no hay que querer viajar siempre con nuestro perro. Algunas veces, puede ser mejor dejarlo a cargo de un familiar, un amigo o un canguro. Si el destino al que nos dirigimos no le va a permitir encontrarse cómodo o seguro (va a hacer mucho calor, mucho frío, va a haber demasiada gente, demasiados perros, demasiados ruidos, etc.), ¿por qué no pensar en dejarlo en casa?

A veces, querer viajar con tu perro a toda costa puede ser una equivocación. 

Eso sí, siempre que nuestro perro no nos pueda acompañar, deberemos dejarlo en buenas manos. En este post te explico cómo saber si tu perro va a estar bien cuidado si eliges dejarlo con un canguro o en una residencia y en este otro te cuento algunos otros consejos para escoger canguro para tu perro.

Ilustración de Oliver Montiel.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *