Estrés en perros: ¿existe?

Los perros son animales sensibles, capaces de absorber el estrés y la tensión del ambiente que los rodea. Como las personas, algunos lo gestionan mejor y otros tienen más dificultades.

Mientras que el estrés ocasional no tiene porqué ser negativo, un nivel de estrés demasiado alto o prolongado en el tiempo pone en riesgo la salud de tu perro. Por eso, es fundamental aprender a reconocer sus signos y ponerle remedio cuanto antes.

¿A qué llamamos estrés?

Cuando un perro percibe algo (estímulo) en el ambiente que es significativo para él, se activa lo que se denomina su respuesta de estrés. El estímulo puede ser positivo (algo que le gusta al perro, por ejemplo una pelota en movimiento) o negativo (algo que le desagrada o le da miedo, por ejemplo el sonido de un petardo).

Esa respuesta de estrés no es mala. Al contrario, tiene una gran utilidad.

¿Cómo funciona y para qué sirve el estrés?

El estrés es un mecanismo adaptativo. Eso quiere decir que permite al perro adaptarse mejor al ambiente que lo rodea y facilita la supervivencia.

Vamos a ver cómo funciona, para entenderlo mejor:

Tu perro está paseando. De repente, suena un petardo. Hasta aquí, lo que ha ocurrido es que tu perro ha recibido un input sensorial del ambiente (ruido fuerte). Ahora su cerebro evaluará la información en relación a diversos factores, que incluirán también las experiencias previas que tu perro haya tenido con los ruidos fuertes similares al que acaba de oír.

Todo este proceso le llevará a activar las partes de su cerebro que controlan lasemociones, y a iniciar una respuesta que puede ser positiva (si le gustan los petardos), negativa (si le dan miedo) o neutral (si le resultan indiferentes).

Su cuerpo responderá a la emoción de dos maneras: comportamentalmente (tu perro puede querer escapar, o esconderse, por ejemplo) y fisiológicamente (cambios químicos en su sistema interno).

Estas reacciones permitirán que se adapte al ambiente y vuelva, cuanto antes, a la normalidad (homeostasis). Si tiene miedo al petardo, por ejemplo, huir o esconderse le hará sentirse seguro y recuperará la tranquilidad.

Estar en constante alerta supone un gasto energético inasumible para cualquier animal. Por eso, la naturaleza nos prepara a perros, humanos y el resto de animales, para rectificar la situación que nos mantiene en alerta y recuperar cuanto antes nuestra normalidad. Para eso sirve la respuesta de estrés.Estrés-ansiedad-perros-educación-canina

¿Cuándo ocurre?

Siempre que tu perro percibe algo en el ambiente que es suficientemente significativo para él o ella.

¿Qué pasa en el cerebro de tu perro?

Cuando tu perro se estresa por algo, se da en su cerebro una respuesta rápida (inmediata) y otra más lenta (prolongada en el tiempo) para responder a ese estímulo o estímulos que le estresan.

Sin entrar en detalles, y resumiendo muy mucho, diremos que la respuesta rápida se relaciona con un incremento en sangre de la hormona adrenalina y un aumento en el ritmo cardíaco. La respuesta lenta, por su parte, va asociada a un aumento de los niveles de cortisol y cambios en los procesos digestivos, las funciones inmunes del organismo e incluso el estado anímico del animal.

El estrés prolongado : un problema de salud

Cuando un perro está expuesto, de forma permanente o prolongada, a un ambiente que le resulta estreseante, puede perder la capacidad física y emocional de sobrellevar esa situación.

El resultado puede ser un debilitamiento de su sistema inmune y, por lo tanto, una mayor tendencia a desarrollar enfermedades.

¿Cómo saber si tu perro sufre estrés/ansiedad?

Puedes sospechar que tu perro está expuesto a unos niveles de estrés que le sobrepasan si:

  • Se muestra más irritable de lo normal
  • Se pone enfermo más a menudo de lo habitual

Pon especial atención si:

  • Ha habido cambios en la calidad o la cantidad de tiempo que tu perro pasa contigo y con el resto de miembros de la familia.
  • Se han producido cambios en el entorno del animal: por ejemplo un traslado de vivienda.
  • Ha habido algún tipo de variación en la estructura familiar: porque ha llegado un nuevo bebé a casa, o porque alguien ha fallecido, etc.
  • Ha ocurrido algo que ha podido marcar a tu perro de forma negativa: es época de fiestas y hay petardos en la calle, durante el último mes ha habido tormentas y tu perro las tolera mal, etc.

¿Qué hacer para solucionar un problema de estrés/ansiedad?

Cada caso es particular y hay que evaluar al perro y su entorno de forma individualizada porque no hay recetas generales para “curar” la ansiedad o el estrés.

Sin embargo, muchas veces este tipo de problemas se solucionan fácilmente modificando las rutinas del perro, su interacción con el propietario y cambiando algunos detalles del ambiente. Por eso, lo mejor es que consultes con un profesional de la educación canina o la etología que te ayude a analizar el caso de tu perro y tratarlo. La mejoría será notable.

2 comentarios
  1. maria
    maria Dice:

    Buenas noches: quisiera consultar mi perrita es raza dashund y tiene 4 años, hasta que edad es conveniente castrarla, ya que tuve otra y a los 11 años murió de cáncer de útero después de una larga enfermedad que aparte tenia problemas cardiacos. . muchas gracias. María

  2. Coral
    Coral Dice:

    Las flores de bach también ayudan. bajo mi experiencia.

    http://conmigo8.blogspot.com.es/2010/04/estres-ansiedad-depresion_04.html

    Recomiendo el libro: Flores de Bach para perros, gatos y dueños de Cristina Delgado. A mi me está resultando muy útil con mi perrita, además de la ayuda de un etólogo para ayudarme sobre todo a comprenderla y actuar en consecuencia. Creo que las terapias naturales son complementarias y efectivas. Si lo son en humanos ¿Por qué no en nuestros perros?

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *